Los pilares de la Responsabilidad Social

 

Pilares imprescindibles en la RSC

A lo largo de mi trayectoria profesional he dedicado tiempo y esfuerzo a crear organizaciones que promueven servicios para facilitar la vida de las personas, contribuyendo a la mejora de la sociedad. Soy consciente de que las empresas  tienen un enorme impacto en la sociedad que, dependiendo de nosotros, puede ser tanto positivo como negativo. Por ello, tengo la convicción de que la Responsabilidad Social Corporativa es imprescindible en todas las compañías del mundo y debe apoyarse en estos cinco pilares:

Los cinco imprescindibles

  • La ética corporativa. Todas las decisiones de la dirección deben emanar de la moral. De ahí depende que la empresa gire hacia una buena dirección, en la que las elecciones responsables impulsen a la marca a crear una imagen comprometida con la sociedad.
  • Apoyo a los empleados. Aquellas personas que dedican su tiempo a colaborar con la empresa merecen que se les aporte beneficios más allá del salario económico. Ayudas que les motiven a hacer su trabajo con implicación y desempeño, contando con la tranquilidad de poder conciliar su vida profesional con la personal y familiar.
  • Responsabilidad en la cadena de valor. No solo es importante la manera en la que la organización en cuestión actúa. La responsabilidad debe estar presente en todos los procesos de la empresa. Cuando se busca proveedores o compañías para externalizar servicios, hay que tener muy en cuenta su implicación social, su manera de actuar, sus acciones sociales, etc. Porque al final incide en tu propia RSC.
  • Salud y bienestar. Es la principal preocupación de la sociedad y por ello, la empresa debe dar respuesta a las necesidades de las personas colaborando con políticas y acciones que promuevan un estilo de vida saludable, tanto físico como mental.
  • Medioambiente. Es otra de las grandes inquietudes sociales. La compañía, además de cumplir con las normativas que regulan el cuidado al medio en el que vivimos, debe contribuir en ello con hechos como, por ejemplo, incitar a los empleados y empleadas a que acudan a su trabajo en bicicleta o transporte público.

Si basamos nuestra Responsabilidad Social Corporativa en estos pilares y abarcamos las preocupaciones sociales, daremos respuesta a las necesidades de la sociedad. Como consecuencia, comprobaremos que nuestra empresa obtiene beneficios reales y no solo a nivel económico.

Contaremos con un equipo orgulloso de pertenecer a nuestra compañía y fidelizaremos clientes por todo lo que ofrecemos y aportamos a la comunidad.

Hoy en día la cultura emocional en las empresas es más necesaria que nunca

Varios estudios nos han demostrado que la motivación de los trabajadores y trabajadoras y el compromiso que tienen éstos con las metas de la compañía es crucial para que todo vaya por el camino correcto. El 89% de compañías piensan que los empleados y empleadas se marchan a otro puesto por un incremento de sueldo, pero la realidad es que solo el 12% de éstos admiten que reciben una mayor contribución en su nuevo trabajo. Este dato nos demuestra que es un error creer que el salario es el factor decisivo a la hora de elegir entre una empresa u otra.

Según Edenred, el 77% de personas afirman que, si se sintieran más reconocidas por sus logros, se involucrarían más en alcanzar los objetivos de la empresa. Además, el 60% de éstos afirman que lo que más les motiva son los programas de beneficios sociales e incentivos. No obstante, según un estudio de Gallup, tan solo el 13% de trabajadores y trabajadoras se sienten reconocidos por sus superiores.

Las empresas deben darse cuenta de la importancia del capital humano

Según el último informe del IESE Business School y Meta4, humanizar el trabajo es la estrategia clave para motivar a los empleados. Crear una cultura empresarial basada en lo emocional, para que a su ven implique a las personas en lograr unos objetivos que todos los colaboradores comparten, es el factor que hará que tu empresa alcance el éxito.

El mismo estudio reafirma la necesidad de implantar diferentes técnicas en las empresas para lograr que sus colaboradores se sientan felices en sus puestos laborales y como consecuencia, que cuenten con la motivación que necesitan para dar lo mejor de sí mismos. La gestión de la diversidad, la ética laboral y las ayudas a la conciliación, son ejemplos de estrategias que, como ya hemos demostrado, son poderosamente efectivas para lograr incrementar la productividad de nuestra empresa y el sentido de pertenencia de sus integrantes.

Todos estos datos nos muestran la importancia que la cultura emocional tiene en nuestra empresa. Basándonos en valores y dando importancia a la vida de las personas, conseguiremos aportar un valor real a sus vidas. De esta manera, conseguiremos dar motivos suficientes para que nuestros colaboradores se movilicen hacia los objetivos que tiene la organización.

 

Verano optimista en cuanto a conciliación

La época de verano es, posiblemente, el momento más difícil para las familias con hijos a la hora de conciliar. Cuando los empleados y empleadas no cuentan con facilidades por parte de la empresa, se ven obligados a apañarse con soluciones como dejar a los pequeños con sus abuelos, o quedarse sin vacaciones familiares para cuadrar los horarios. Todos nos hemos visto alguna vez en esa situación, y conocemos lo complicado que es.

La lucha por la conciliación poco a poco está dando sus frutos, y hay datos que lo demuestran. El análisis de 94 compañías Top Employers en España esclarece el aumento de medidas que facilitan la conciliación durante las vacaciones escolares. El 63% de las organizaciones aportan facilidades para el cuidado de los hijos e hijas, el 53% ofrece permisos especiales para padres y madres, y el 44% adapta el horario de trabajo al calendario académico.

El horario flexible y el teletrabajo también son medidas que destacan, con un 75% y un 48% de empresas que lo implantan respectivamente.

Además, se ha demostrado que la conciliación está remontando los datos previos a la crisis tanto en el ámbito social como en el empresarial. La comunidad es cada vez más consciente de la importancia de la igualdad y la diversidad en el trabajo, y las marcas estamos cada vez más comprometidas con dar respuestas a las necesidades de nuestros colaboradores.

Estos datos nos muestran que hay una clara tendencia a caminar hacia la conciliación, ya sea por la lucha constante de los diferentes agentes por lograr una sociedad más justa, que ya se vio reflejada en la última gala de los premios Alares, como por la necesidad de las empresas de mantener empleados y empleadas motivados y de retener su talento.

La dificultad para conciliar en verano: entre las principales razones de absentismo en España

Hace poco tiempo saltaron las alarmas por el record de absentismo que ha alcanzado España, llegando al 5’1% de horas no trabajadas de manera injustificada. A pesar de que está demostrado que las medidas de conciliación fortalecen el compromiso de los trabajadores y trabajadoras, mejora el clima laboral y aumenta la productividad de la plantilla, todavía son muchas las empresas que no lo tienen en cuenta.

A mi parecer, la época de verano es una oportunidad perfecta para probar los beneficios que aportan las medidas de conciliación a las empresas. En todos los periodos vacacionales, se refuerza la necesidad de las familias de encajar sus horarios, y por ello los directivos somos responsables de dar respuesta a las necesidades de éstas.

Diferencias entre la experiencia de compra por parte de clientes y por parte de empleados

Experiencia de compra. En otras ocasiones he comentado la importancia de realizar estudios periódicos con sus respectivos análisis teniendo en cuenta nuestro entorno más cercano. En mi opinión, no es necesario irse lejos para recopilar datos: a nuestro alrededor tenemos una gran cantidad de conocimientos que podemos utilizar para establecer nuestros planes de acción. Además, no basta solo con realizar los estudios, también hay que compararlos y observar si hay cambios, aunque sean mínimos, de una fecha a otra o de un tipo de colectivo a otro, ya que esta información puede ser muy valiosa.

En diciembre del año pasado llevamos a cabo un estudio que analizaba las respuestas de colaboradores internos de Alares con respecto a su experiencia de cliente. Este año, hemos repetido el cuestionario, con la diferencia de que esta vez se ha repartido a empleados y empleadas de empresas que ofrecen servicios para la conciliación prestados por Alares. Esto nos ha permitido llegar a conocer si hay discrepancias, comparando un informe con otro, entre la experiencia de compra de las personas como clientes, y de las personas en calidad de trabajadores y trabajadoras.

La comparación de los informes demuestra que los empleados y empleadas son más exigentes

La principal conclusión a la que llegamos con la comparación del IMCA (Índice de Medición de Clientes, elaborado por Alares) y el IMEA (Índice de Medición de Empleados, elaborado por Alares) es que en este segundo son más exigentes. Los encuestados que han tenido en cuenta su experiencia como integrantes de empresas a la hora de responder, son más drásticos cuando han realizado una compra y esta situación ha sido negativa. El porcentaje de personas que no vuelven a pisar ese establecimiento es un 30% más alto en empleados y empleadas que en clientes.

En cambio, cuando la experiencia de compra ha sido positiva, el porcentaje más alto de recomendación a amigos y familiares es el de los trabajadores y trabajadoras, posiblemente, porque conocen el poder del boca a boca al trabajar detrás de una compañía.

En cuanto a los elementos que envuelven la experiencia de compra, el precio pasa a ser un factor secundario por detrás de la Responsabilidad Social Corporativa, característica realmente importante para ambos colectivos. Es ligeramente mayor en el IMEA, puede que porque los empleados y empleadas se sienten comprometidos con la sociedad y creen que las empresas para las que trabajan deben aportar valor en ésta.

Con la comparación de ambos estudios, nos ha sido posible reafirmar lo que ya sabíamos: que el compromiso con la sociedad por parte del entorno empresarial es el elemento más importante hoy en día para las personas a la hora de adquirir un producto o servicio. Las organizaciones debemos ser capaces de dar respuesta a las tendencias y a las demandas de la sociedad, pues tenemos que ser conscientes del gran impacto que tenemos sobre ella.

Emoción y compromiso en la decimosegunda Gala de los Premios Nacionales Alares

Un año más, profesionales, empresas e instituciones nos acompañaron en una celebración donde se dio voz a los que luchamos mano a mano por la conciliación, los derechos de las personas con discapacidad en el mercado laboral y la diversidad. Con sus prácticas son un ejemplo a seguir por el resto del sector, ya que se esfuerzan diariamente por lograr una sociedad más justa, igualitaria y equilibrada. Por ello, el objetivo de la gala de los Premios Nacionales Alares es reconocer su trabajo y esfuerzo. Y el pasado 20 de junio lo conseguimos. Se vivió un ambiente comprometido con la sociedad y con los derechos laborales de las personas con discapacidad.

Vivimos momentos emocionantes. María Pilar Díaz, Secretaria de Estado de Servicios Sociales, nos habría los ojos ante el hecho de que fuera más notoria la discapacidad con la que cuenta, que su extensa formación en Políticas Sociales. Y Mar Aguilera, Directora General de la Fundación Alares, nos llegaba al corazón compartiendo su experiencia y manifestando la gran importancia que tienen tanto las relaciones personales como las laborales ante una situación adversa.

Conciliación y productividad van de la mano

En el transcurso de la ceremonia, todos los asistentes estábamos de acuerdo en el gran impacto que tiene la Conciliación en la vida de todas las personas. Pero no es solo nuestra opinión, lo demuestran los datos que se pusieron sobre la mesa. El 64% de los españoles sacrificaría parte de su salario económico por felicidad en el trabajo, es decir, la mayoría de personas eligen estar a gusto en su empresa por delante del dinero. Y probablemente, algunas de las personas que cambiarían dinero por felicidad, forman parte de los 820.000 trabajadores diarios que no acuden a su puesto laboral de manera injustificada.

Todo esto nos indica la gran importancia que tiene la Conciliación en la sociedad: primero por el impacto en la felicidad de las personas, y segundo por el coste que supone al sector el absentismo producido por la falta de ésta (que ronda los 13.000 millones de euros).

El problema de la falta de tiempo

Durante los 12 años que llevamos celebrando estos premios hemos conseguido avanzar en materia de conciliación, pero también se están dejando ver las consecuencias negativas del envejecimiento de la población y de que hoy en día tengamos la tasa de natalidad más baja que se ha visto en 40 años en la historia de España. Cada vez hay más personas mayores que necesitan cuidados, y que no podemos atender si no contamos con servicios de conciliación y ayudas por parte de la empresa para la que trabajamos. Además, cada vez se tienen menos hijos por la falta de tiempo y de recursos.

Para solucionar el escenario al que nos enfrentamos, todas y cada una de las compañías, sean del tamaño que sean, deberían poder ofrecer a sus trabajadores servicios para que logren una armonía entre su vida personal y laboral, dando la atención que necesitan a sus mayores y contando con recursos para formar una familia. Por desgracia, muchas PYMES no tienen la misma facilidad, y por ello en la Gala también hicimos un llamamiento a las Instituciones para que nos ayuden con medidas fiscales aceleradoras, a avanzar en materia de conciliación, pues es un bien para todos y que, a corto plazo trae beneficios para las empresas, pero a largo plazo, pone solución al envejecimiento del país.

La diversidad nos da una lección de vida

Pero no todo iban a ser datos negativos. En materia de Diversidad en las empresas estamos logrando un gran avance, y las organizaciones premiadas son ejemplo de ello. Hace 11 años, solo había un 0,88% de contratación de personas con alguna discapacidad. Hoy en día hemos llegado al 1,34%.

Aunque aún queda mucho por hacer, encontrar datos positivos y de mejora en estos 12 años, nos hace ver que nuestro trabajo no es en vano. Nuestro Centro Especial de Empleo es partícipe de ello, que con su iniciativa Desarrolla_T, colabora en que personas con grandes discapacidades se introduzcan en el mercado laboral. En la celebración tuvimos la suerte de contar con la presencia de Ricardo, una persona más que cualificada para desempeñar su labor en el Centro, y que nos emocionó a todos con su sinceridad: “gracias a lo que he observado de mis compañeras, haciendo entrevistas y sobre el conocimiento que he adquirido de una empresa, podría utilizarlo como apoyo para conseguir un trabajo”. Con sus declaraciones nos demostró a todos los presentes lo importante que es para personas que cuentan con algún tipo de discapacidad, que se les facilite la entrada en el mercado laboral.

Os animo a ver el vídeo .