Servicios a la persona, el principal caladero de empleo permanece aún sumergido

¿Cuántas personas recurren al servicio de alguien para que cuide de los niños, o de su anciano padre? ¿Cuántas han echado mano de un profesor particular para que dé clase de inglés a sus hijos? Sin duda, una inmensa mayoría. Pero… ¿cuántas veces la contratación de este servicio se ha realizado de forma legal? A tenor de los datos que maneja la Asociación Española de Servicios a la Persona – AESP , muchas menos de las debidas. Este sector, que incluye un sinfín de trabajos, mantiene en la economía sumergida a más de un millón y medio de hombres y mujeres. Reflotarlos a la superficie es una asignatura pendiente. Pero el los sucesivos Gobiernos demoran el rescate, pese a que se trata de un sector con enorme capacidad para generar empleo.

El rápido envejecimiento de la población y la progresiva incorporación de la mujer al mercado de trabajo acercan un escenario en el que la sociedad demandará aún más estos servicios a las personas. Su regulación es una prioridad, asegura la AESP, que solo ve ventajas en ello: afloramiento gradual de la economía sumergida, donde ahora permanecen un millón de personas sin derechos y poco cualificadas; emergería un yacimiento de empleo, no deslocalizable y sostenible en el tiempo al aumentar la demanda de este tipo de servicios. Además, el rescate de esta actividad daría paso al desarrollo de un sector empresarial, tanto rural como urbano, muy intensivo también en la generación de puestos de trabajo.

Se podrían crear en España un millón de empleos en 2018 si se regula el sector de servicios a la persona.
Habría más seguridad para quienes solicitan estos servicios y los prestan. ¿Se imaginan que una trabajadora sumergida se caiga por las escaleras mientras limpia el hogar? Pagar la correspondiente indemnización arruinaría el patrimonio del empleador para toda la vida. Y también más calidad, con profesionales formados. Pero para regularizar esta situación, «hay que conseguir que el coste de los servicios en la economía oficial sea similar a lo que ahora pueden costar en la economía sumergida», comenta Javier Benavente, presidente de AESP. «Esto significa que la parte que cobra el Estado de esos salarios, Seguridad Social por ejemplo, sea más reducida para que los particulares lo puedan pagar». No se olvide que el motivo por el que muchos recurren a la economía sumergida es porque no tienen capacidad para pagar en la economía oficial.

IVA «cero o super reducido»

Si se contrata a través de una empresa, Benavente reclama un IVA cero o super reducido, ya que «es un sobrecoste que el particular no se puede deducir». De hecho, la UE permite, para salir de la economía sumergida, que ese IVA sea cero o super reducido. «Pedimos que en España se aplique esta normativa europea».

Hay otra demanda prioritaria: Incentivos fiscales. «Si usted contrata un servicio, debe tener una deducción en la Declaración de la Renta, con lo cual a la familia le interesa hacerlo en la economía oficial». Y la desgravación se hace más necesaria, si cabe, en el caso de los autónomos, recuerda el presidente de la mencionada asociación. «Ese gasto para coger a alguien porque el niño se ha puesto enfermo y tienes que ir a trabajar debe ser deducible. Es un gasto necesario para poder tener un ingreso. Pero ahora no es así. ¿Qué pasa, ¿no tengo hijos? O ¿dejo solo a mi padre anciano durante horas?», plantea Benavente.
Es cierto, con todo, que hay quien se siente más cómodo si es invisible. Por ejemplo, «gente que está cobrando el paro, o la pensión mínima de 400 euros, mientras realiza trabajos en la economía sumergida. Y claro, si se da de alta oficialmente, dejaría de cobrar». Pero el paro se acaba y, en cambio, con un empleo regulado disfrutaría de Seguridad Social. El Estado también saldría beneficiado porque dejaría de pagar esa parte de desempleo o de pensiones mínimas que ahora salen de las arcas públicas de forma fraudulenta.

En 2016 había 426.765 trabajadoras dadas de altas en el sistema especial de empleadas de hogar, pero ni este, ni los anteriores gobiernos, se deciden a hincar el diente a esta economía sumergida. El Real Decreto 1620/2011 aplica solo parcialmente una Directiva europea, ya que solo regula la relación laboral de las empleadas de hogar. No obstante, y con sus «pegas», sirve como referencia porque desde su entrada en vigor, y gracias a las cotizaciones especiales para los empleadores, ha crecido el número de altas en la seguridad social de estas trabajadoras.

Los servicios a la persona no incluyen aquellos prestados por el sector público derivados de la aplicación de la Ley de Dependencia ni los Servicios Sociales.

Impacto en la economía

Benavente está convencido de que con una regulación «surgirían un montón de empresas grandes, medianas, pequeñas; autoempleadedores… Se convertiría en una gran industria, dentro de una gran economía oficial». Según un estudio encargado por la AESP, se podrían crear más de un millón de empleos en 2018. Y otro millón de auto empleo si se aplican medidas favorables a los autónomos. A todo ello habría que sumar empleos indirectos derivados de la incorporación al mercado laboral de muchas mujeres que aún no se deciden porque no quieren recurrir a la economía sumergida o porque hacerlo de forma legal con la actual normativa le resultaría muy costoso contratar a alguien.
Francia es en este caso un referente para Europa, ya que ha aplicado algunas de las demandas de la AESP a través de la conocida como Ley Borloo. El pasado 7 de febrero, Jean Francois Lebrun, asesor cualificado del Ministerio de Finanzas galo, estuvo en Madrid, y expuso la conclusión de esta política llevada a cabo por París: el balance para las arcas de la Administración entre el gasto público que se ha invertido en servicios a la persona y el efecto retorno resulta equilibrado, con una ligera ganancia de 70 millones de euros, gracias al impacto positivo de los empleos que existen en el sector.

En el vecino país, el 50% de los gastos destinados a los servicios a la persona para poder ir a trabajar es deducible. Aquella persona a la que la Declaración de la Renta le sale negativa porque tiene pocos ingresos simplemente no la tiene que hacer, se beneficia de un crédito de impuestos del 50%. «Esto es trasladable a España», asegura rotundo Benavente. Según el estudio Olivier Wyman, desde la entrada en vigor, en 2005, de las medidas aplicadas en el vecino país sobre servicios a la persona, el número de usuarios ha crecido un 54%.

Un buen principio con un mal destino
Para Javier Benavente, hay un motivo más para regular el sector de servicios a la persona. Recuerda que el dinero que el Gobierno destina a personas beneficiadas por la Ley de Dependencia se desvía hacia la economía sumergida. Asegura que al hacerse la Ley, la previsión era que se iba a autofinanciar con las cotizaciones de los nuevos empleos que se crearían en este ámbito. ¿Qué ha pasado? Que parte de ese dinero se va a la economía sumergida, porque la gente echa mano de un vecino, o de un familiar, al que no se le da de alta. O se lo gastan en pagarle la hipoteca a su hija… «Y nosotros decimos a esto que no, que contrate en la economía oficial –afirma el presidente de AESP–, porque ese dinero se le da para esto. Y a través de empresas dedicadas a eso y controladas». Y ahí el Estado tendría un ahorro de un 20 o 25%.

Reportaje publicado en ABC y escrito por Javier Pagola.

El cliente demanda un customer experience excelente que le enamore de su aseguradora

Queridos amigos,

La demanda del customer experience por parte de los clientes Comparto con vosotros la entrevista que realice con Rafael Sierra para ADN del Seguro.

Alares fue una de las empresas pioneras en facilitar servicios de asistencia a las aseguradoras, ¿cuál es su realidad de negocio en estos momentos?

El sector asegurador sigue siendo clave para nosotros, pues contamos con un volumen grande de clientes que forman parte de este sector. Pero a día de hoy prestamos nuestros servicios a otros muchos sectores, lo que nos permite nutrirnos del expertise de todos ellos manteniendo así la mejora continua e innovación que nos caracteriza.

Hace años las aseguradoras buscaban nuestros servicios para “cubrir el expediente” y simplemente añadirlos en letra pequeña en sus condicionados.

Sin embargo, en los últimos años esa tendencia está cambiando. Los consumidores demandan una “customer experience” excelente, que les sorprenda, que les haga sentirse cuidados y que de alguna manera les enamore de su compañía aseguradora. Por ello, cada vez servicios de valor añadido como los que presta Alares son fundamentales para posicionarse en el mercado de una forma distinta y para captar y conseguir el ansiado “engagement” con los clientes.

Se trata de ofrecer un plus diferencial a los asegurados. Ahora ya no se trata solo de cubrir un siniestro, que por supuesto es algo higiénico a cualquier póliza, sino también estar presente en el día a día del cliente. Tener un contacto continuo y positivo con el consumidor más allá del siniestro, el parte o la renovación del seguro no siempre es fácil, y los servicios de Alares lo permiten.

Por ejemplo, miAsistente es un concierge que se encarga de organizarte las vacaciones, resolver tus gestiones administrativas u organizar la fiesta de cumpleaños de tus hijos. Lo que nos permite proporcionar experiencias positivas a nuestros clientes y sus familias durante todo el año, para que nos tengan en su top of mind, y no solo sigan con la misma compañía sino que además se conviertan en prescriptores para su entorno, lo que también aumenta la captación.

Ustedes han diversificado mucho su oferta de servicios en los últimos años, ¿cuáles son los que actualmente ofrecen al sector asegurador y financiero?

Efectivamente. Vamos avanzando a medida que avanza la sociedad. Surgen nuevas necesidades: envejecimiento de la población, la incorporación de la mujer al mercado laboral, los nuevos anhelos de los millenials, la tendencia a disfrutar más de la vida y a exigir servicios que vayan más allá de lo habitual y esperado. Nuestra oferta de servicios es muy amplia y dependiendo del target al que la empresa en cuestión quiera dirigirse, adaptamos adhoc la propuesta de valor que quieran hacer. Porque no solo prestamos servicios asistenciales, sino que también disponemos de consultoría de marketing y comunicación para ayudar a la compañía en la comunicación. Es fundamental que los clientes conozcan los servicios de que disponen y que los disfruten.

En el caso de las aseguradoras, además del posicionamiento que cada una persigue en el mercado, también depende del tipo de póliza a la que se le quieren incluir estos servicios o de si el colectivo es más o menos Premium, por ejemplo.

Salud y vida: telefarmacia, borrado digital, testamentis, 2ª opinión médica internacional Premium (incluye ayuda a domicilio), consultas médicas, asistencia postparto.

Auto: llevar el coche a la ITV/Taller, gestiones conductor y vehículo, botón SOS

Hogar: limpieza y plancha, consultas tecnológicas, teleasistencia, nanny, profesor particular

Y para todas hay servicios más transversales como el miAsistente que explicaba antes, la ayuda a domicilio o la telefarmacia.

En cuanto al sector financiero nos adaptamos a las necesidades del target.

Tenemos un paquete de servicios específico para autónomos y pymes, otro para pensionistas, cuentas jóvenes, hipotecas…

Solemos trabajar la propuesta adhoc con la compañía tanto por las necesidades que detectan en su target como por los recursos disponibles. Pero la tendencia es regalar menos sartenes y por el contrario regalar tiempo, felicidad, tranquilidad y disfrute, a través de servicios que facilitan tu día a día y el de los tuyos. Es fundamental que cubramos no solo al titular de la póliza o la cuenta corriente, sino también a su familia.

Las tendencias de consumo han cambiado, los clientes exigen disfrutar, vivir experiencias únicas. Un marketing más emocional es el que hay que practicar para llegar a ellos, para tocar sus emociones y hacerles escoger nuestra marca frente al resto. Y esto ya no se consigue regalando solo una TV, sino ofreciendo soluciones que cuidan de ellos y de lo que más quieren: su familia.

Tanto el sector financiero como en el asegurador se está detectando que los clientes dan por sentado que la grúa llegará en menos de media hora y que no les cobrarán comisiones, ambos sectores han mejorado mucho en los últimos años sus estándares de calidad en el servicio. Por eso para diferenciarse a día de hoy hay que ir aún más allá.

¿Con cuántas aseguradoras operan actualmente?

Trabajamos con más de 5 millones de españoles, que disfrutan de nuestros servicios. A través de empresas de todos los sectores, y cada vez contamos con una mayor cartera de clientes en el sector asegurador, ya que son conscientes de que nuestros servicios tienen un valor añadido muy alto y sirven como herramienta de captación, retención y fidelización.

¿Con qué equipos e infraestructuras cuentan para poder facilitar esos servicios?

Alares es un grupo que aglutina:

División especializada en selección de personal para enviar a cada cliente el profesional cualificado más adecuado a la necesidad del cliente. La contratación siempre es directa, NUNCA subcontratamos a terceros para garantizar los máximos niveles de calidad en la prestación del servicio.

Consultoría de marketing y comunicación para diseñar con sus clientes desde la estrategia y plan de marketing hasta el propio de diseño de materiales que se deriven para comunicar los servicios asistenciales a los clientes de la forma más atractiva posible.

Centro Especial de empleo, en el que más del 90% de las personas que lo integran son personas con discapacidad. En él,  ofrecemos un servicio bajo los máximos estándares de calidad, con una altísima productividad y un importante ahorro de costes a todos nuestros clientes.

Desde él gestionamos los servicios y optimizamos la relación entre las Empresas y sus Clientes, gracias a la última Tecnología, nuestro contact center propio posibilita la integración de los distintos canales de comunicación y plataformas (telefonía, internet, correo electrónico, redes sociales, chat…). A unos costes muy reducidos.

Dos fundaciones: Fundación Alares y Fundación Diversidad nos permiten también ayudar a nuestras empresas clientes en la mejora de su RSC.

Todos nuestros servicios los prestamos en cualquier rincón de España y Portugal. 24h/365días.

Entrevista realizada por Rafael Sierra para ADN del Seguro

El país crece gracias a los empresarios

“Cuando apuestas fuertemente por algo e insistes, al final lo consigues”

Creo que hay una mala imagen de los empresarios. La gente no se da cuenta de que el país se desarrolla, crece y crea empleo gracias a ellos, al riesgo que asumen. El miedo es necesario, pero también hay que tener capacidad para afrontarlo y tirar para adelante. Está es una de mis reflexiones, las cuales, desde aquí, os animo a leer al completo en mi entrevista en el periódico Expansión.

Presentación del libro “LOS COLORES DEL ALMA” en BENAVENTE, de Manuel Alvarez Benavente, (“Enrique”)

En Benavente, a 7 de Agosto de 2015

Es todo un orgullo tener la oportunidad de introducir a Manuel Alvarez Benavente,Enrique” para los amigos de su tierra, en esta presentación de su 2º libro, LOS COLORES DEL ALMA, que da continuidad al anterior, EL POZO DEL JUDIO, y que presenta hoy aquí, en esta XVI Feria del Libro del Ayuntamiento de Benavente, ciudad con la que además de acogernos los dos compartimos apellido.

Ambos libros, LOS COLORES DEL ALMA y EL POZO DEL JUDIO, completan una serie de relatos que, a través de sus protagonistas, nos cuentan precisa y detalladamente la historia de la forma de vida, costumbres y vicisitudes de nuestras gentes durante casi todo el pasado Siglo XX en estas tierras, de 1900 a 1980. Es la historia viva de nuestro pasado.

La historia personal de Manuel Alvarez Benavente es como la de tantos hombres y mujeres que salieron de esta tierra buscando, con el trabajo duro, conseguir sus sueños e ilusiones,

Manuel, que como decía, en nuestra tierra desde siempre le hemos llamado “Enrique”, es una persona que ha conseguido el éxito personal, familiar y profesional fuera de estas tierras, pero que sin embargo no se olvida del lugar donde nació y donde se crio, sino que nos honra con escribir esta historia de nuestros antepasados en los alrededores del pueblo de Vega de Tera (Sanabria, Carballeda, Los Valles de Vidriales y del Tera, y Benavente), en la provincia de Zamora, que justifica lo que hoy somos en el presente y que la concreta en estos 2 libros de lectura obligada para todos los que amamos, disfrutamos y vivimos nuestra tierra. Sigue leyendo Presentación del libro “LOS COLORES DEL ALMA” en BENAVENTE, de Manuel Alvarez Benavente, (“Enrique”)

“9 de cada 10 personas mayores prefieren su domicilio a una residencia”

Entrevista a Javier Benavente en la Revista de Grupo Retiro especializada en la actualidad y  todo lo relacionado con el sector de las Personas Mayores.

La pérdida de memoria es un proceso en el que intervienen numerosos factores, y alguno de ellos se puede intervenir favoreciendo la estimulación y el mantenimiento cognitivo.

Se considera que la edad es unf actor importante a tener en cuenta en los fallos de memoria, pero está comprobado a su vez que existen otra serie de variables personales y ambientales que tienen un peso específico tan imporante on incluso mayor. Nos referimos a factores ambientales como la jubilación, la disminución de estimulación cognitiva por menores exigencias del medio o por falta de costumbre, el uso de herramientas como la calculadora, la memoria en los teléfonos, etc. Y el intermamiento no deseado en una Residencia, aunque no demostrado científicamente, se está comprando que acelera el deterioro.

Actualmente las personas mayores de 65 años representan alrededor de un 20% de la población total y se estima que en 2050 este porcentaje llegue al 30%. Las estadísticas dicen que 9 de cada 10 personas dependedientes prefieren estar en su propio domicilio antes que en una residencia. Por ello el servicio “Alares Te Cuidamos en Casa”, como alternativa a la Residencia, proporciona los servicios necesarios para que una persona pueda tener la opción de permanecer en su domicilio habitual sin tener que ser internado en un centro de mayores, todo a través  de una metodología propia, probada y testada durante años, que denominamos “Metodo Alares” de asistencia integral en domicilio, con supervisión total a los usuarios y cuidadores las 24 horas, los 365 días.

Aquí puedes leer la entrevista al completo