La conciliación laboral debe ser un derecho de todos

 

La tranquilidad de equilibrar la vida laboral con la personal, sea cual sea nuestro género, procedencia, orientación sexual, estado civil, perfil socioeconómico, puesto laboral, etc., es un derecho que todos tenemos que disfrutar.

Según el informe del Instituto Nacional de Seguridad Social Española, durante el primer trimestre del 2018 se han registrado ya más permisos de paternidad (64.505) que de maternidad (62.832). Este dato pone de manifiesto que por fin se comienza a reconocer la necesidad de la igualdad en el reparto de las tareas cuando se es padre o madre.

Aun así, siguen siendo mayoría las mujeres que se ven obligadas a pedir permisos en el trabajo para cuidar de familiares dependientes: la Encuesta de Empleo del Tiempo, realizada por el INE, dice que ellas dedican una media de 2h al día más que los hombres en las tareas del hogar.

Aunque se ha avanzado muchísimo en materia de igualdad y estamos viviendo una época de cambios y evoluciones, el peso del hogar sigue recayendo sobre las mujeres y eso no debería ser así. Por ello, las empresas debemos asumir parte de la responsabilidad y ofrecer las facilidades necesarias, no solo en situaciones de maternidad.

Crear un diálogo con los trabajadores y trabajadoras es imprescindible

Para saber cuáles son las necesidades tanto de nuestros empleados como de nuestras empleadas, las empresas tenemos que mantener un diálogo constante. Hay que facilitar el camino hacia la escucha y ponerse a disposición del trabajador y de la trabajadora para buscar alternativas y soluciones a las diferentes situaciones que puedan estar viviendo.

Además, es muy importante que demos ejemplo de responsabilidad ofreciendo ayudas y servicios de apoyo a la conciliación a todos los miembros de la plantilla. Todos los perfiles profesionales y todas las situaciones personales deben ser tenidas en cuenta, ya que la posibilidad de compaginar la vida laboral con la personal debe estar al alcance de todos. Tanto en las pequeñas empresas como en las grandes, todas las compañías contamos con personas con problemas reales que debemos ayudar a solventar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *