«Un cuidador profesional debe amar su trabajo y contar con la formación adecuada»

Revista Unir Cuidadores – Entrevista Javier Benavente Barrón

  • ¿Cómo de efectiva considera que ha sido la Ley de Dependencia?

Con esta Ley, en 2006 nacía el cuarto pilar del Estado de Bienestar, que configuraba el Sistema de Autonomía y Atención a la Dependencia, conocido como el SAAD. A través de ella se pretendía alcanzar la autonomía personal de las personas dependientes y de sus cuidadores.

Una ley muy ambiciosa a la que le falta una mayor inversión para su estabilización y afianzamiento. Donde la crisis económica que estamos viviendo y las políticas de reparto de los presupuestos del Estado no han ayudado a su desarrollo pleno.

Poniendo cifras sobre la mesa, cerca de dos millones y medio de personas mayores sufren algún tipo de dependencia que les hace necesitar el cuidado de otra persona, habitualmente un familiar, para desarrollar sus actividades básicas del día a día.

En julio de 2015 las personas dependientes de grado 1 entrarán en el SAAD. Tres años y medio de retraso puesto que la norma establecía 2012 como fecha para ese colectivo. Además, aunque la mayor parte de los análisis sobre la dependencia tienen como finalidad contribuir al diseño de medidas de política sanitaria, política social y de cuidados de larga duración, que hagan posible un aumento del bienestar de las personas en situación de desventaja, la realidad no es esa.

Sin embargo, a mi juicio, el verdadero problema de la Ley de Dependencia es que se han aplicado criterios muy diferentes en las distintas Comunidades Autónomas y ayuntamientos, que son los que ha de aplicar la ley, y que se ven inmediatamente desbordados.

Se producen retrasos y dificultades, y se van incorporando nuevos usuarios al sistema por lo que se convierte en una espiral sin salida conforme a las prioridades que se están llevando a cabo.

No hay que olvidar que uno de los pilares sobre los que se levantaba la Ley de Dependencia era para favorecer la creación de empleo en el sector y obtener los consiguientes retornos.


La Ley de Dependencia necesita una mayor inversión para su estabilización y afianzamiento

Sigue leyendo «Un cuidador profesional debe amar su trabajo y contar con la formación adecuada»

“La supervivencia de las compañías requiere gestionar la diversidad”

En un mundo globalizado donde la migración es constante, la diversidad, fuente de riqueza cultural y social, se hace cada vez más patente en la sociedad y en la empresa. Las empresas se enfrentan ahora al reto de cómo gestionar la diversidad para obtener el máximo rendimiento, valor y talento.

La diversidad es una realidad de la actual sociedad porque enriquece el nivel cultural y social, fomenta el debate y se convierte en un ejercicio democrático. Nos hace crecer, avanzar y alcanzar la ventaja competitiva que nos hará más fuertes.

Por eso, el entorno empresarial actual se caracteriza por un incremento de la diversidad en las organizaciones. La supervivencia de las compañías requiere una correcta gestión de esta diversidad para adaptarse a las necesidades de sus clientes, empleados, proveedores y, en general, de una sociedad cada vez más cambiante. Ahora bien, la gestión de la diversidad no responde sólo a la necesidad de adaptación de la empresa a su entorno, sino que se presenta, además, como una oportunidad para el desarrollo de la eficacia y la innovación necesarias para garantizar el éxito.
Estas son algunas de las reflexiones que se recogen en la entrevista que he echo para el medio Corresponsables.

Aquí puedes leer la entrevista al completo.

La economía sumergida y sus soluciones

Tribuna Periódico Nacional Cinco días , Martes 2 de diciembre.

El reciente informe España 2018, que el Consejo Empresarial para la Competitividad (CEC) presentó y que ha suscitado un notable interés público, ratifica algunas medidas defendidas desde hace tiempo por la Asociación Española de Servicios a la Persona (AESP) para dinamizar el empleo en España y aflorar parte de la economía sumergida.

Este informe pone de manifiesto que han de materializarse una serie de reformas para mejorar la competitividad de España. Una de las medidas que propone es “incentivar la transición de la informalidad a la formalidad” disminuyendo el atractivo de la economía sumergida tanto para el trabajador como para el empleador.

Otros países han logrado este objetivo mediante la introducción de medidas para reducir la carga fiscal para los trabajadores con menores ingresos, la utilización como medio de pago de cheques de prestación de servicios subvencionando el coste de determinados tipos de empleo y simplificando los trámites de la contratación dentro de la economía formal.

Sigue leyendo La economía sumergida y sus soluciones

En busca de la felicidad


Hacer más felices a las personas con independencia de su nivel social, económico, condición física, edad o lugar de residencia. Esta es la ambiciosa pretensión de este zamorano licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales que, en 2005, creaba para dicho fin la institución sin ánimo de lucro Fundación Alares.

Así comienza mi aparición en la revista Barcelona Divina, que desde 1986, disfruta de un gran prestigio como la revista urbana y cosmopolita más importante de la ciudad.La sección Ser y Estar la configuran grandes personajes del panorama socio-cultural, que son analizados y retratados para que se les pueda conocer un poco mejor.
Desde aquí, quiero agradecer a la revista haberme dedicado este espacio y os animo a leer el artículo completo.

¿Qué debe aprender España de otros países en materia social?

En materia de disponibilidad de servicios y asequibles a todos, independientemente del lugar donde viva, los modelos ya implantados en los países de nuestro entorno de normalización de un sector de Servicios a la Persona, como por ejemplo se hizo en Francia con la Ley Borloo del 2005. Con ella se crearon miles de empleos de calidad, especialmente de mujeres y en los entornos rurales donde es más difícil crea empleo, con importantes retornos para las arcas públicas.

O la figura del auto emprendedor, donde se permite a las personas que más dificultades tienen  en encontrar un empleo el que puedan crear su pequeño negocio simplemente presentando una declaración de inicio de actividad y donde solo tenga que pagar un porcentaje de sus ventas (hasta unos máximo definidos) por todos los conceptos de seguridad social e IRPF, sin necesidad de empezar pagando autónomos antes de que empiece a facturar. Esto en Francia ha creado más de un millón de pequeños emprendedores. En fín, medidas sencillas pero de alto impacto social ya probadas con éxito.

Estas y otras reflexiones podéis ver en la entrevista del periódico La Opinión de Zamora .

Accede a la entrevista