Conciliación Vida Laboral y Familiar para vivir más y mejor

Intervención de Javier Benavente Barrón en el VII Congreso de la Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios Españoles 2012 (ARHOE)

Llevo años trabajando con el único objetivo de contribuir al bienestar de la sociedad y hacer de nuestro tejido empresarial un ejemplo de innovación social y competitividad. Por eso, estoy acostumbrado a los cambios sociales, económicos y filosóficos de nuestra sociedad. En esta mesa estamos tratando la importancia de los horarios y su impacto en la persona y la familia, y para ello mis compañeros han hecho estupendas intervenciones. Pero en Fundación Alares y Grupo Alares queremos dar un paso más y nos gustaría plantear dos preguntas: ¿Podemos pensar en horarios sin tener en cuenta la conciliación? y ¿podemos pensar en horarios con el actual modelo de empleo que tenemos?

Con más de 5 millones de desempleados y un panorama empresarial como el nuestro, la necesidad de plantear un nuevo esquema social es imprescindible. Debemos pensar en el punto en el que nos encontramos y darnos cuenta de que sin empleo ni expectativas de nueva creación, hablar de horarios y conciliación no tiene sentido. No obstante, en Fundación Alares lo vemos totalmente al contrario. Es decir, sin conciliación ni horarios racionales es imposible desarrollar organizaciones productivas y competitivas capaces de generar empleo de calidad.

En mi opinión, lo que ha pasado en nuestro país es que se ha crecido sin tener muy en cuenta las necesidades de las personas para poder desarrollar sus vidas personales y profesionales. Hemos dejado que nuestra economía se basara en el TODO disponible a cualquier hora, sin pensar en el desajuste social que eso provoca. Y no quiero decir, que la coyuntura económica que estamos sufriendo sea sólo producto de estos dos condicionantes, pero sí que estamos completamente seguros de que la Conciliación y los Horarios son clave para el desarrollo equilibrado de nuestro país. De hecho, la fortaleza del mismo se basa en las personas que lo habitan y prueba de ello es que sin: las condiciones necesarias para que las mujeres puedan incorporarse al mercado de trabajo, la flexibilidad laboral y los principios de respeto por el desarrollo personal, las organizaciones están perdidas. Y con ellas, la propia salud de nuestro país.

Quiero que mi intervención sirva para poner sobre la mesa la idea de que sin trabajo, no hay conciliación, ni racionalización de los horarios. Y animo a las autoridades, organizaciones y demás instituciones a que planteen las bases de lo que debe ser nuestro tejido empresarial inmediato, donde las personas sean protagonistas; porque solo de esta forma nuestra nación evolucionará.

Y quiero terminar diciendo que un país no invierte en innovación para evolucionar, sino que evoluciona porque lleva mucho tiempo invirtiendo en Innovación y las personas son la clave para ello.

Javier Benavente Barrón

Presidente de Fundación Alares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *