Jornada anual sobre los derechos de las personas mayores en el siglo XXI

A finales del pasado mes de junio tuve el placer de asistir a la Jornada ‘Derechos de las personas mayores del siglo XXI‘, organizada por el Consejo Español para la Defensa de la Discapacidad y la Dependencia (CEDDD). El objetivo de la misma fue crear un espacio de diálogo en torno a tres temáticas muy interesantes, con el fin de dar voz a las personas mayores, el cual, bajo mi punto de vista, se cumplió con gran éxito.

En esta ocasión moderé la primera mesa denominada “El envejecimiento en la Discapacidad Intelectual”, donde se trataron aspectos muy relevantes en la actualidad.

El primero en tomar la palabra fue el gerente de la Confederación Española de Organizaciones de Mayores (CEOMA), Javier García, destacando que “envejecer es un proceso discapacitante que, en las personas con deficiencia intelectual, se acelera considerablemente y aunque hoy alcancen los 60 años, son pocos los que llegan a los 70 y muy escasos los que pasan de los 80″. También apuntó que “para estas personas, el acompañamiento de las familias es crucial, pero la Administración, las Asociaciones y la sociedad también deben hacerlo movilizando sus recursos”.

Elvira Conde, directora gerente de la Orden Hospitalaria San Juan de Dios (Fundación Tutelar), hizo hincapié en que «estas personas tienen múltiples patologías asociadas y envejecen muy deprisa”.

El presidente de la Plataforma Educación Inclusiva Sí, Especial También, José María Escudero, padre de un hijo autista de diez años, habló sobre la angustia de los padres pensando qué sucederá con sus hijos cuando ellos falten. En palabras suyas: “es agotador para toda la familia. Todos sus miembros envejecen más rápido, pero la familia es fundamental cuando uno de sus miembros es discapacitado intelectual”. Denunció que “no se trabaja en la prevención y las ayudas a estas personas terminan cuando cumplen los 18 años, precisamente cuando empiezan a ser cada vez más necesarias”.

Por último, Cinta Pascual, presidenta del Círculo Empresarial de Atención a las Personas (CEAPs), explicó que es imprescindible invertir el 2% del PIB en la discapacitación, que es la media europea, muy lejos de nuestro actual 0,5%. El problema es la invisibilidad que en España tiene el sector social y de mayores. Entre las medidas que podemos adoptar destacó la flexibilidad y la implantación de la tecnología en los servicios sociales.

La segunda mesa fue la de “Pensiones y Sostenibilidad del Sistema”, moderada por Mariqueta Vázquez, presidenta de la Asociación de Mujeres por un Envejecimiento Favorable.

El coloquio lo inició María Ángeles Poveda, portavoz de la Coordinadora de Madrid por la Defensa del Sistema Público de Pensiones, que aseguró que, a pesar de la crisis de la Seguridad Social y las declaraciones alarmistas del Tribunal de Cuentas, el Sistema Público de Pensiones es fuerte y sostenible. Afirmaba que, bajo su criterio, el Pacto de Toledo no ha traído ningún beneficio a los pensionistas.

A continuación, intervino la diputada del PSOE Elvira Ramón, asegurando que «las reformas que necesita el sistema no puede hacerlas un gobierno, tienen que hacerse desde el consenso aportando ingresos vía Presupuestos Generales del Estado y por vía impositiva, retomando en consenso del 2011, eliminando gastos de la Seguridad Social y, sobre todo, teniendo en cuenta que las reformas no pueden desnaturalizar el sistema».

Para el representante del PP, José Ignacio Echániz, “nuestro sistema de la Seguridad Social es muy generoso. De hecho, aquí uno se jubila con el 72% del sueldo, mientras que en los países de nuestro entorno se hace con el 50%”. Bajo su opinión, el gran reto que debemos afrontar es el desequilibrio del sistema que hay que apuntalar retomando el consenso del Pacto de Toledo.

El economista de VidaCaixaFernando Miguel Enríquez, insistió en que es imprescindible ir a un nuevo sistema de pensiones, en el que la aportación pública se complemente con un ahorro dentro de la empresa cofinanciado por la propia empresa y el trabajador, lo que requiere un pacto de estado entre partidos, sindicatos y patronal. “Este sistema debe tener una aplicación paulatina y generaría una gran masa de ahorro a medio y largo plazo”, confirma el economista.

Cerró la mesa la secretaria general de UDP Madrid, Cristina Rodríguez Porrero, que explicó su visión de lo que necesitan las pensiones repasando cada una de las letras de esta palabra. «La P es la del Pacto de Estado. La E es la del Estado. La N es de no, las pensiones no deben estar sujetas a fluctuaciones políticas o económicas. La S es sostenibilidad. La I es la letra del IPC. La O es la de las organizaciones de mayores, como agentes activos en la búsqueda de soluciones. La segunda N es de negocio, porque invertir en pensiones es un buen negocio. La segunda E la de la excelencia del Manifiesto de defensa de las pensiones públicas y dignas. Y la segunda S se refiere a la suficiencia que deben tener las pensiones por justicia y por dignidad».

La última mesa denominada “Testamento Vital” fue moderada por José Luis Baquero, director del Foro Español de Pacientes (FEP).

La primera en intervenir fue la presidenta de la Asociación Madrileña de Cuidados Paliativos (AMCP), Coro Pérez, que explicó cómo los cuidados paliativos afirman la vida. Y aclaró que, para la administración de estos cuidados, es de gran ayuda el Testamento Vital en que el enfermo indique como quiere ser tratado en estos casos.

La siguiente intervención fue la de Carolina García, magistrada y directora de la Agencia Madrileña de Tutela al Adulto (AMTA): «hay muchos adultos tutelados que no tienen familia pero que otros sí la tienen y dejan al adulto incapacitado al cuidado de la Administración … y cuando muere le heredan«.

Carmen Ortiz, médico y portavoz de la Asociación Derecho a Morir Dignamente (DMD), recordó que la Ley de Autonomía del Paciente que entró en vigor en 2002 «reconoce el derecho a la información sobre su estado”. También obliga a recabar el consentimiento del paciente para la aplicación de cualquier tratamiento, condena la obstinación terapéutica por mantener la vida indefinidamente y reconoce el derecho a hacer Testamento Vital.

Cerró la mesa el notario y registrador jubilado Antonio Fernández-Golfín que recordó que «debemos hacer un testamento para organizar nuestra vida patrimonial y también hacer un Testamento Vital para que se respete la autonomía del paciente y se respete su personalidad. Ambos testamentos deberán hacerse en estado de plena lucidez. Se trata de medidas muy sencillas que, sin embargo, cuando llegue el momento, van a facilitar enormemente la vida«.

Muchas gracias al CEDDD por la confianza depositada en mí para asistir a estas Jornadas. Y muchas gracias a todos aquellos que defendéis el futuro digno de nuestros mayores.

10 años de la Fundación para la Diversidad

Como Presidente de Honor de la Fundación para la Diversidad, me gustaría reconocer el gran esfuerzo diario de cada uno de sus miembros por seguir progresando en materia de diversidad y por conseguir, poco a poco, que convivamos en un entorno de respeto y no discriminación.

Este año es su décimo aniversario. Es la entidad pionera en gestión de la diversidad e inclusión en España. Comenzó su andadura en 2009, cuando en nuestro país se trabajaban casi exclusivamente las dimensiones de género o discapacidad, y no desde un enfoque transversal que tuviera también en cuenta la edad, orientación sexual, origen, religión, etc.

Desde sus inicios, su principal objetivo ha sido promover la no discriminación y, por ende, la inclusión de personas con culturas y perfiles diversos. En estos 10 años ha querido transmitir que la gestión de la diversidad es necesaria, ya que aporta riqueza en innovación, competitividad y eficiencia.

Ya en su primer año de actividad contó con un gran apoyo: 202 empresas se sumaron a la iniciativa del Charter de la Diversidad, carta de compromiso de carácter voluntario que defiende los principios de igualdad, respeto, inclusión y no discriminación. Esta iniciativa se lanzó por el Instituto Europeo de Gestión de la Diversidad y la Fundación Alares, con el apoyo del Ministerio de Igualdad de Oportunidades de España.

Actualmente hay un total de 936 firmantes que perseveran por conseguir entornos laborales más justos e igualitarios, donde la diversidad forma una pieza fundamental.

Estas más de 900 empresas representan a 550.000 trabajadores. La mayoría son pequeñas y medianas, que tienen interiorizada la cultura de diversidad con independencia del tamaño de su organización. Por tanto, una vez que lo firman, se lo comunican a todo el entorno de la empresa con el objetivo de compartir los mismos principios, potenciar la calidad de vida y mejorar el trabajo de las personas.

Si hacemos la estimación por comunidades, las que cuentan con más empresas firmantes son la Comunidad de Madrid y Cataluña, donde más actividad tiene la Fundación. Sin duda uno de los retos a futuro de la Fundación es implantar el Charter de la Diversidad en todos los rincones del territorio nacional.

1 de cada 3 empresas firmantes del Charter conocen a la Fundación a través de otras empresas e instituciones, dato que es muy relevante debido a que muestra que la entidad cumple un papel satisfactorio y de orgullo para muchas de las organizaciones.

En una encuesta que lanzamos en 2018, algunas empresas firmantes del Charter valoraron las actividades de la Fundación, y el análisis desveló que el 76 % consideraba que los estudios que publica son de gran utilidad. Un 65 % afirmaba que las jornadas y actos de la Fundación fueron muy útiles.

Por otro lado, el 60 % declaraba que ser firmante del Charter les ayuda a sensibilizar a sus empleados, clientes y proveedores en materia de igualdad en el empleo y un 53 % que contribuye a mejorar sus conocimientos en gestión de la diversidad.

En el año 2016, de las empresas firmantes encuestadas, tan solo el 10 % afirmaban haber implementado un Plan de inclusión laboral. En 2018 hemos visto una tendencia al alza, ya que la cifra asciende a 27 %. Otro dato impactante es que, en el 2016, el 20 % afirmaba hacer uso de la práctica del currículo ciego, mientras que en 2018 ya un 31 % lo llevaba a cabo. Por último, señalar que de las empresas encuestadas el año pasado, un 80% ha impartido algún tipo de formación específica en la materia a sus plantillas o a parte de éstas, actividad que es esencial para que toda la organización reme en la misma dirección.

Además, cabe destacar que en el año 2018 se incrementó el porcentaje de mujeres contratadas en las plantillas de las empresas ocupando un 40 %, un 70 % incluye la gestión de la diversidad en la misión de su empresa, el 60 % de las empresas realizan actividades que favorecen a colectivos en riesgo de exclusión y el control sobre la posible comisión de actos discriminatorios se realiza en un 80 % por medio de canales de comunicación a los empleados y comités de igualdad, entre otras medidas que ya se están implantando.

En general, las grandes empresas tienen un 18 % de personas extranjeras contratadas, un 0,05 % de personas con discapacidad y el 39 % son mujeres frente al 61 % de hombres.

Por otro lado, en las pymes hay un promedio del 3 % de personas extranjeras, un 4 % de personas con discapacidad y un 51 % de mujeres, frente al 49 % de hombres.

Fundación para la Diversidad también forma parte de la Plataforma Europea de los Charteres, creada en el año 2010, donde intercambia experiencias y buenas prácticas con otros países de la Unión Europea y asiste a reuniones, seminarios, y congresos sobre diversidad. A día de hoy son 24 países los que han implantado el Charter, faltando solamente Chipre, Malta y el Reino Unido en sumarse a esta iniciativa europea.

Los Charteres más grandes son los de Francia, con 3800 empresas, Alemania, con 3010 empresas y España, con 930 empresas. Conocer este dato anima a la Fundación a seguir haciendo las cosas correctamente, ya que el número de organizaciones adscritas en relación con otros países es bastante positivo.

El patronato está formado por: María Eugenia Girón Dávila, Presidente desde 2015, Javier Benavente Barrón, Presidente de Honor y Vicepresidente, y los Patronos Mar Aguilera, Enrique Arce, Jorge Cagigas Villalba, Xavier López, Mercedes Pescador, Maravillas Rojo, Enrique Sarasola, Francisco Vañó y Eduardo Vizcaíno y de Sas.

Entrega de Certificados y Sellos Alares ESR

A principios de abril, Fundación para la Diversidad celebró la jornada “Retos y avances en materia de diversidad cultural en las empresas e instituciones españolas”, en la que se enmarcó, por un lado, la firma de Charter de la Diversidad, y por otro la entrega de Certificados y Sellos Alares ESR, otorgados por la Fundación para la Diversidad y por la Fundación Alares.

Ambas fundaciones trabajan de la mano con un objetivo común: que todas las personas, independientemente del lugar donde vivan o situación social o económica, dispongan del acceso a unos mínimos servicios básicos de asistencia a las personas, que les permitan mantener su independencia y acceder a su desarrollo personal, laboral y social, favoreciendo así la igualdad de oportunidades y la no discriminación por ningún tipo de razón.

Por servicios básicos entendemos que son, precisamente, los que forman parte del certificado Alares ESR, que incluyen al menos la disponibilidad de servicios de ayuda a domicilio gratuita, hasta los límites que cada empresa determine.  Se trata de servicios para el cuidado de niños y niñas, personas adultas mayores y convalecientes, algo que anteriormente hacían las mujeres pero que ahora, con la incorporación de la mujer al mercado de trabajo al igual que el hombre, ha quedado sin una solución.

  • El pasado 8 de marzo se presentaron muchas cifras en relación a la brecha salarial entre hombres y mujeres y la desigualdad de oportunidades. Pero una cifra que me llamó la atención es la referente a la conciliación. El 95% de las personas que se acogen a las políticas de conciliación como, por ejemplo, a jornadas reducidas, son mujeres.
  • Es fundamental unir la conciliación con la corresponsabilidad, por lo que es necesario una gran transformación social y cultural en la que deben participar el Estado, los agentes sociales, las empresas y las familias. Todos tienen que ser capaces de crear políticas de conciliación que no vayan dirigidas únicamente a mujeres, pues esto solo sirve para perpetuar el papel femenino tradicional de cuidadora. El derecho de conciliación es un derecho de hombres y mujeres, por igual.
  • El Gobierno, por su parte, debe apoyar a estas empresas que realmente lo están haciendo bien a través de ayudas fiscales o de la contratación pública. Y a todo esto, debemos sumar una educación hacia nuestras generaciones jóvenes con valores como la igualdad, la corresponsabilidad y la conciliación.

Ya son muchas las empresas que han recibido este certificado. En esta ocasión, desde las fundaciones y con la presencia de Doña Mercedes Pescador, Patrona de la Fundación para la Diversidad y D. Ignacio Solá, Director General para la Igualdad de Trato y Diversidad, entregamos estos reconocimientos a las siguientes organizaciones que están mejorando la calidad de vida de nuestra sociedad: ALTRAN INNOVACIÓN, S.L., Bankia, Carat, S.A.U., Dentsu Aegis Network, S.L.U., Grupo Cajamar, Grupo Thales España, ManpowerGroup y RENTOKIL INITIAL ESPAÑA S.A.

Solo el 14% de los trabajadores madrileños trabajan en un entorno laboral que favorece sistemáticamente la conciliación

El pasado 13 de febrero tuve la oportunidad de presentar en nombre de Alares y junto a la Cámara de Comercio, Industria y Servicios de Madrid y la Escuela de Negocios IESE las conclusiones del estudio “Responsabilidad Familiar Corporativa de la Comunidad de Madrid”.

A continuación, me gustaría compartir con vosotros algunas de las más importantes. Cabe destacar que todos los datos son reales y han sido extraídos del propio informe. 

Las tres dimensiones de Responsabilidad Familiar Corporativa (RFC) que analiza son: las políticas formales, el apoyo del supervisor y la cultura corporativa.

En cuanto a las políticas formales, estas son insuficientes. Las medidas de flexibilidad más comunes en las empresas madrileñas son el horario laboral flexible, al que tienen acceso 6 de cada 10 empleados, el trabajo a tiempo parcial, del que pueden hacer uso el 50% de mujeres y el 54% de hombres y el teletrabajo, aunque este último todavía no está al alcance de la mayoría de personas (29% de mujeres y 38% de hombres).

Respecto a las políticas de apoyo familiar, los trabajadores madrileños echan en falta permisos de paternidad y maternidad más amplios, subsidios para el cuidado de hijos o personas dependientes y servicios de guardería en el centro de trabajo.

Además, existe una gran falta de información sobre las medidas que la organización pone a disposición de sus colaboradores.

En cuanto al apoyo de los supervisores, los trabajadores perciben un apoyo emocional alto pero instrumental bajo cuando el líder es hombre, y no se le considera un modelo a seguir en términos de conciliación. En cambio, cuando el rol de responsable lo ejerce una mujer, los colaboradores ven positivamente su liderazgo en apoyo, en modelo de conciliación y en cuanto a gestión de políticas de RFC.

En la aplicación de políticas de RFC, 4 de cada 10 hombres y 6 de cada 10 mujeres perciben que utilizar las políticas de RFC puede penalizar su desarrollo en la empresa. Además, el 40% de mujeres y el 25% de hombres creen que hacer uso de excedencias para cuidar a los hijos puede ser mal visto por sus compañeros. También apunta que el 32% de hombres y 47% de mujeres siente que la empresa les presiona para trabajar más allá de lo establecido o se espera de ellos/as que antepongan el trabajo a la familia.

El estudio también recoge que hay cuatro categorías de entornos laborales según apoyen más o menos el equilibrio entre la vida personal y familiar de los empleados: enriquecedor, favorable, desfavorable y contaminante.

El 61% de los trabajadores madrileños está insatisfecho/a con su entorno de trabajo, muy por encima del 51% que arroja esta misma encuesta a nivel mundial: el 34% define su ambiente laboral como desfavorable y el 27% afirma que trabaja en entorno contaminante, que entorpece sistemáticamente la conciliación. Solo el 14% afirma trabajar en un entorno laboral que favorece sistemáticamente la conciliación siendo, aun así, un porcentaje inferior a la media del resto de países, situada en un 18%.

En cuanto a los costes económicos, personales y sociales, el informe confirma que la ausencia de compromiso real con la conciliación conlleva menor eficiencia y mayores costes administrativos y de contratación, mientras que las empresas sensibles con este tema son percibidas como más justas y comprometidas con la igualdad de oportunidades.

Es tan importante ofrecer a los empleados medidas de conciliación, como que puedan ser aplicadas de forma efectiva gracias a una actitud receptiva por parte de los líderes empresariales y a una cultura organizativa propicia a la conciliación.

Descarga Estudio Responsabilidad Social Corporativa

Descarga Resumen Ejecutivo del Estudio Responsabilidad Familiar Corporativa

ManpowerGroup, primera empresa del sector que ofrece beneficios de conciliación a todos sus empleados y colaboradores.

 

Logo-ManpowerGroup

Hoy os traigo una buena noticia. Digo una buena noticia porque cuando una empresa hace las cosas bien, me siento feliz. Ver como cala en las organizaciones el compromiso con la Sociedad,  verdaderamente me llena.Este ejemplo de empresa es ManpowerGroup, líder mundial en soluciones innovadoras en la Estrategia de Talento,  que ha firmado con nosotros el Plan Impulsa , para que todos los empleados y empleadas de la compañía, sus cónyuges o parejas de hecho, hijos menores de 30 años que convivan con el empleado/a, sus padres y suegros tengan los beneficios y servicios especializados proporcionados por Alares en el marco de su Plan 360º para conciliar vida personal familiar y laboral en materia de salud y cuidados, consultas y asistencias y gestiones y servicios.Además, cualquier trabajador contratado aunque sea por una sola hora, para ser cedido a un cliente, puede disfrutar del Plan Alares 360º, tanto el como su familia, durante al menos un mes. Esta es toda una apuesta por la conciliación y ayuda en encontrar trabajo estable y la igualdad de oportunidades para todo el mundo.

Como empresa Human Age comprometida con la propuesta de valor  al empleado, un modelo integrado de gestión de personas y la aportación social, el objetivo del Plan Impulsa es mejorar el bienestar de todos los empleados y sus familias a la vez que se impulsa las carreras de los colaboradores y les ayuda en el equilibrio de sus vidas. De este modo la actitud responsable con todos sus stakeholders  ayuda a mejorar también la competitividad de empresas e instituciones. Con este Plan ManpowerGroup innova socialmente y en su sector, al ofrecer a toda su plantilla incluidos colaboradores y becarios (con independencia de su permanencia en la empresa y hasta un mes después de la terminación de la relación laboral) los servicios para potenciar la conciliación y la corresponsabilidad en la vida personal y familiar.

Los servicios de los que se beneficiarán incluyen:

Consultas y asistencia: Servicios como Mi Asistente, gestor personal para todos los trámites del día a día, durante 24h, 365 días al año, teleasistencia Fija y móvil, Botón SOS para cada miembro de la familia en móviles personales, teleprotección especial niños, localizador GPS (coste dispositivo excluido), consultas telefónicas a especialistas médicos, trabajadores sociales, psicólogos, nutricionistas, abogados, etc, asistencia informática y tecnológica para resolver dudas de dispositivos informáticos y móviles.

Salud y cuidados tales como: servicio de ayuda personal a domicilio para cuidado de personas, acompañamiento hospitalario de cualquier familiar, TeleFarmacia a domicilio, Tratamientos especializados y servicios de apoyo tal como psicólogos, enfermeros o profesores particulares para niños. Red médica concertada con descuento y 2ª opinión médica internacional gratuita.

Gestiones y servicios adicionales, selección de personal para cuidados de personas y tareas domésticas, gestiones administrativas, servicio de borrado digital de datos de carácter personal de hasta 1 año. Servicio de testamento online y servicio de mediación en resoluciones extrajudiciales de conflictos.

La Responsabilidad Social Corporativa constituye una de las principales señas de identidad de ManpowerGroup, desde hace casi 70 años la cultura de la compañía está plenamente comprometida con realzar la dignidad de las personas y el importante papel que el trabajo desempeña en sus vidas.

“Somos una empresa socialmente responsable y líderes en empleabilidad, este plan junto a Alares mejora la calidad de vida de nuestros empleados y la de sus familias, ya que podrán beneficiarse de él todos, independientemente de dónde residan o de su capacidad económica, con este compromiso  ayudamos a su bienestar y a  tener una sociedad más justa e igualitaria” explica  Montse Moliner, directora de RSC de ManpowerGroup,

El nuevo nombre permite además  a ManpowerGroup reforzar su ciclo estratégico de talento al aumentar el compromiso con sus empleados a la vez que refuerza su cultura centrada en las personas y en éstas como el activo más importante que tiene las empresas.

Este año la compañía ha recibido el Top Employer 2016 por su sobresaliente política de atracción, desarrollo y compromiso de su  talento y en 2016 continúa siendo una de compañías más éticas, admiradas y sostenibles  de la industria  según FORTUNE (World´s Most Admired Companies), Ethisphere Institute (World´s Most Ethical Companies) y FTSE4Good Index Series.

¡Enhorabuena Manpower!