Solo el 14% de los trabajadores madrileños trabajan en un entorno laboral que favorece sistemáticamente la conciliación

El pasado 13 de febrero tuve la oportunidad de presentar en nombre de Alares y junto a la Cámara de Comercio, Industria y Servicios de Madrid y la Escuela de Negocios IESE las conclusiones del estudio “Responsabilidad Familiar Corporativa de la Comunidad de Madrid”.

A continuación, me gustaría compartir con vosotros algunas de las más importantes. Cabe destacar que todos los datos son reales y han sido extraídos del propio informe. 

Las tres dimensiones de Responsabilidad Familiar Corporativa (RFC) que analiza son: las políticas formales, el apoyo del supervisor y la cultura corporativa.

En cuanto a las políticas formales, estas son insuficientes. Las medidas de flexibilidad más comunes en las empresas madrileñas son el horario laboral flexible, al que tienen acceso 6 de cada 10 empleados, el trabajo a tiempo parcial, del que pueden hacer uso el 50% de mujeres y el 54% de hombres y el teletrabajo, aunque este último todavía no está al alcance de la mayoría de personas (29% de mujeres y 38% de hombres).

Respecto a las políticas de apoyo familiar, los trabajadores madrileños echan en falta permisos de paternidad y maternidad más amplios, subsidios para el cuidado de hijos o personas dependientes y servicios de guardería en el centro de trabajo.

Además, existe una gran falta de información sobre las medidas que la organización pone a disposición de sus colaboradores.

En cuanto al apoyo de los supervisores, los trabajadores perciben un apoyo emocional alto pero instrumental bajo cuando el líder es hombre, y no se le considera un modelo a seguir en términos de conciliación. En cambio, cuando el rol de responsable lo ejerce una mujer, los colaboradores ven positivamente su liderazgo en apoyo, en modelo de conciliación y en cuanto a gestión de políticas de RFC.

En la aplicación de políticas de RFC, 4 de cada 10 hombres y 6 de cada 10 mujeres perciben que utilizar las políticas de RFC puede penalizar su desarrollo en la empresa. Además, el 40% de mujeres y el 25% de hombres creen que hacer uso de excedencias para cuidar a los hijos puede ser mal visto por sus compañeros. También apunta que el 32% de hombres y 47% de mujeres siente que la empresa les presiona para trabajar más allá de lo establecido o se espera de ellos/as que antepongan el trabajo a la familia.

El estudio también recoge que hay cuatro categorías de entornos laborales según apoyen más o menos el equilibrio entre la vida personal y familiar de los empleados: enriquecedor, favorable, desfavorable y contaminante.

El 61% de los trabajadores madrileños está insatisfecho/a con su entorno de trabajo, muy por encima del 51% que arroja esta misma encuesta a nivel mundial: el 34% define su ambiente laboral como desfavorable y el 27% afirma que trabaja en entorno contaminante, que entorpece sistemáticamente la conciliación. Solo el 14% afirma trabajar en un entorno laboral que favorece sistemáticamente la conciliación siendo, aun así, un porcentaje inferior a la media del resto de países, situada en un 18%.

En cuanto a los costes económicos, personales y sociales, el informe confirma que la ausencia de compromiso real con la conciliación conlleva menor eficiencia y mayores costes administrativos y de contratación, mientras que las empresas sensibles con este tema son percibidas como más justas y comprometidas con la igualdad de oportunidades.

Es tan importante ofrecer a los empleados medidas de conciliación, como que puedan ser aplicadas de forma efectiva gracias a una actitud receptiva por parte de los líderes empresariales y a una cultura organizativa propicia a la conciliación.

Descarga Estudio Responsabilidad Social Corporativa

Descarga Resumen Ejecutivo del Estudio Responsabilidad Familiar Corporativa

La conciliación laboral debe ser un derecho de todos

 

La tranquilidad de equilibrar la vida laboral con la personal, sea cual sea nuestro género, procedencia, orientación sexual, estado civil, perfil socioeconómico, puesto laboral, etc., es un derecho que todos tenemos que disfrutar.

Según el informe del Instituto Nacional de Seguridad Social Española, durante el primer trimestre del 2018 se han registrado ya más permisos de paternidad (64.505) que de maternidad (62.832). Este dato pone de manifiesto que por fin se comienza a reconocer la necesidad de la igualdad en el reparto de las tareas cuando se es padre o madre.

Aun así, siguen siendo mayoría las mujeres que se ven obligadas a pedir permisos en el trabajo para cuidar de familiares dependientes: la Encuesta de Empleo del Tiempo, realizada por el INE, dice que ellas dedican una media de 2h al día más que los hombres en las tareas del hogar.

Aunque se ha avanzado muchísimo en materia de igualdad y estamos viviendo una época de cambios y evoluciones, el peso del hogar sigue recayendo sobre las mujeres y eso no debería ser así. Por ello, las empresas debemos asumir parte de la responsabilidad y ofrecer las facilidades necesarias, no solo en situaciones de maternidad.

Crear un diálogo con los trabajadores y trabajadoras es imprescindible

Para saber cuáles son las necesidades tanto de nuestros empleados como de nuestras empleadas, las empresas tenemos que mantener un diálogo constante. Hay que facilitar el camino hacia la escucha y ponerse a disposición del trabajador y de la trabajadora para buscar alternativas y soluciones a las diferentes situaciones que puedan estar viviendo.

Además, es muy importante que demos ejemplo de responsabilidad ofreciendo ayudas y servicios de apoyo a la conciliación a todos los miembros de la plantilla. Todos los perfiles profesionales y todas las situaciones personales deben ser tenidas en cuenta, ya que la posibilidad de compaginar la vida laboral con la personal debe estar al alcance de todos. Tanto en las pequeñas empresas como en las grandes, todas las compañías contamos con personas con problemas reales que debemos ayudar a solventar.

Verano optimista en cuanto a conciliación

La época de verano es, posiblemente, el momento más difícil para las familias con hijos a la hora de conciliar. Cuando los empleados y empleadas no cuentan con facilidades por parte de la empresa, se ven obligados a apañarse con soluciones como dejar a los pequeños con sus abuelos, o quedarse sin vacaciones familiares para cuadrar los horarios. Todos nos hemos visto alguna vez en esa situación, y conocemos lo complicado que es.

La lucha por la conciliación poco a poco está dando sus frutos, y hay datos que lo demuestran. El análisis de 94 compañías Top Employers en España esclarece el aumento de medidas que facilitan la conciliación durante las vacaciones escolares. El 63% de las organizaciones aportan facilidades para el cuidado de los hijos e hijas, el 53% ofrece permisos especiales para padres y madres, y el 44% adapta el horario de trabajo al calendario académico.

El horario flexible y el teletrabajo también son medidas que destacan, con un 75% y un 48% de empresas que lo implantan respectivamente.

Además, se ha demostrado que la conciliación está remontando los datos previos a la crisis tanto en el ámbito social como en el empresarial. La comunidad es cada vez más consciente de la importancia de la igualdad y la diversidad en el trabajo, y las marcas estamos cada vez más comprometidas con dar respuestas a las necesidades de nuestros colaboradores.

Estos datos nos muestran que hay una clara tendencia a caminar hacia la conciliación, ya sea por la lucha constante de los diferentes agentes por lograr una sociedad más justa, que ya se vio reflejada en la última gala de los premios Alares, como por la necesidad de las empresas de mantener empleados y empleadas motivados y de retener su talento.

La dificultad para conciliar en verano: entre las principales razones de absentismo en España

Hace poco tiempo saltaron las alarmas por el record de absentismo que ha alcanzado España, llegando al 5’1% de horas no trabajadas de manera injustificada. A pesar de que está demostrado que las medidas de conciliación fortalecen el compromiso de los trabajadores y trabajadoras, mejora el clima laboral y aumenta la productividad de la plantilla, todavía son muchas las empresas que no lo tienen en cuenta.

A mi parecer, la época de verano es una oportunidad perfecta para probar los beneficios que aportan las medidas de conciliación a las empresas. En todos los periodos vacacionales, se refuerza la necesidad de las familias de encajar sus horarios, y por ello los directivos somos responsables de dar respuesta a las necesidades de éstas.

Informe evolución medidas de conciliación

Desde Fundación Alares hemos elaborado un informe, centrado en las más de 1200 candidaturas presentadas en la categoría empresas a los Premios Nacionales durante las últimas 7 ediciones, que demuestra que la implicación por parte de las empresas en materia de conciliación ha avanzado de manera significativa.

El informe revela que las medidas de conciliación Trabajo-Familia más valoradas y que más contribuyen a la reducción del absentismo laboral son la flexibilidad horaria y la disponibilidad de servicios asistenciales que cuidan del empleado y su familia.

La jornada intensiva de trabajo, el horario flexible y la posibilidad de reducción de jornada, con un 96 %, 91 % y un 74 % respectivamente, son las medidas de conciliación que se sitúan en el “podium” como las más utilizadas por las empresas.

Podéis descargar el informe completo aquí