Solo el 14% de los trabajadores madrileños trabajan en un entorno laboral que favorece sistemáticamente la conciliación

El pasado 13 de febrero tuve la oportunidad de presentar en nombre de Alares y junto a la Cámara de Comercio, Industria y Servicios de Madrid y la Escuela de Negocios IESE las conclusiones del estudio “Responsabilidad Familiar Corporativa de la Comunidad de Madrid”.

A continuación, me gustaría compartir con vosotros algunas de las más importantes. Cabe destacar que todos los datos son reales y han sido extraídos del propio informe. 

Las tres dimensiones de Responsabilidad Familiar Corporativa (RFC) que analiza son: las políticas formales, el apoyo del supervisor y la cultura corporativa.

En cuanto a las políticas formales, estas son insuficientes. Las medidas de flexibilidad más comunes en las empresas madrileñas son el horario laboral flexible, al que tienen acceso 6 de cada 10 empleados, el trabajo a tiempo parcial, del que pueden hacer uso el 50% de mujeres y el 54% de hombres y el teletrabajo, aunque este último todavía no está al alcance de la mayoría de personas (29% de mujeres y 38% de hombres).

Respecto a las políticas de apoyo familiar, los trabajadores madrileños echan en falta permisos de paternidad y maternidad más amplios, subsidios para el cuidado de hijos o personas dependientes y servicios de guardería en el centro de trabajo.

Además, existe una gran falta de información sobre las medidas que la organización pone a disposición de sus colaboradores.

En cuanto al apoyo de los supervisores, los trabajadores perciben un apoyo emocional alto pero instrumental bajo cuando el líder es hombre, y no se le considera un modelo a seguir en términos de conciliación. En cambio, cuando el rol de responsable lo ejerce una mujer, los colaboradores ven positivamente su liderazgo en apoyo, en modelo de conciliación y en cuanto a gestión de políticas de RFC.

En la aplicación de políticas de RFC, 4 de cada 10 hombres y 6 de cada 10 mujeres perciben que utilizar las políticas de RFC puede penalizar su desarrollo en la empresa. Además, el 40% de mujeres y el 25% de hombres creen que hacer uso de excedencias para cuidar a los hijos puede ser mal visto por sus compañeros. También apunta que el 32% de hombres y 47% de mujeres siente que la empresa les presiona para trabajar más allá de lo establecido o se espera de ellos/as que antepongan el trabajo a la familia.

El estudio también recoge que hay cuatro categorías de entornos laborales según apoyen más o menos el equilibrio entre la vida personal y familiar de los empleados: enriquecedor, favorable, desfavorable y contaminante.

El 61% de los trabajadores madrileños está insatisfecho/a con su entorno de trabajo, muy por encima del 51% que arroja esta misma encuesta a nivel mundial: el 34% define su ambiente laboral como desfavorable y el 27% afirma que trabaja en entorno contaminante, que entorpece sistemáticamente la conciliación. Solo el 14% afirma trabajar en un entorno laboral que favorece sistemáticamente la conciliación siendo, aun así, un porcentaje inferior a la media del resto de países, situada en un 18%.

En cuanto a los costes económicos, personales y sociales, el informe confirma que la ausencia de compromiso real con la conciliación conlleva menor eficiencia y mayores costes administrativos y de contratación, mientras que las empresas sensibles con este tema son percibidas como más justas y comprometidas con la igualdad de oportunidades.

Es tan importante ofrecer a los empleados medidas de conciliación, como que puedan ser aplicadas de forma efectiva gracias a una actitud receptiva por parte de los líderes empresariales y a una cultura organizativa propicia a la conciliación.

Descarga Estudio Responsabilidad Social Corporativa

Descarga Resumen Ejecutivo del Estudio Responsabilidad Familiar Corporativa

Damos pequeños pasos hacia la mejora de la conciliación

conciliación
conciliación

Infojobs realiza cada año con ESADE un estudio sobre el Estado del Mercado Laboral. Esta vez, pone de manifiesto que la conciliación está mejorando y cada día está más presente en las empresas. Tras la elaboración de ese informe basándose en la respuesta de más de 1.000 compañías, han demostrado la mejora en materia de conciliación que se está dando en los últimos años. Esta tendencia más que positiva, nos muestra el punto de responsabilidad y compromiso que está apareciendo en las empresas.

Las compañías que han implantado medidas de conciliación laboral ya son el 58%. Aún queda mucho por hacer, pues el dato debería ser del 100%, pero la tendencia al alza nos hace tener una visión positiva.

Más de la mitad, concretamente el 54%, aporta permisos para sus empleados y empleadas para acompañar a sus familiares al médico, mientras que tan solo el 28% dispone de días de asuntos personales.

La conciliación es diferente en empresas grandes y pequeñas

De nuevo existen diferencias importantes entre las medidas tomadas por las grandes y las pequeñas empresas, puesto que solo el 22% de éstas últimas aplica el horario intensivo los viernes, frente al 62% de las de mayor tamaño. En contraposición, son las medianas y pequeñas compañías las que optan por la flexibilidad horaria en un 83%, mientras que esta medida se toma en el 76% de las grandes.

El servicio de guardería, la jornada intensiva los 365 días del año y el teletrabajo son las medidas más difíciles de aplicar para todas las empresas. Aún así, la tendencia es muy positiva y cada día la lucha por los derechos de los trabajadores y trabajadoras para poder equilibrar su vida personal y laboral está dando sus resultados.

El análisis de la conciliación, tanto de manera interna en nuestra propia empresa como en el entorno, es necesario para encontrar los puntos de mejora. No debemos olvidar que sigue siendo un derecho por el que luchar, ya que muchas de las necesidades de las familias y de la sociedad siguen esperando una respuesta.

Desde Alares, luchamos para que la conciliación real llegue igualmente a todas las personas y a todos los hogares. Nuestro objetivo es que los porcentajes de medidas de conciliación tomadas por las empresas, sean del tamaño que sean, lleguen al 100%.

 

Los Negocios de la Felicidad Personal y la Competitividad Empresarial

El desarrollo del Sector de Servicios a las Personas: Un desafío estratégico para España

Cuando escribo estas líneas la sociedad española vive un momento de incertidumbre sobre si podrá o no mantener los ritmos de crecimiento económico que se han vivido en los últimos años. Y vive, también, un momento lleno de expectativas de cómo se organizará, para afrontar los retos de solidaridad social y desarrollo de servicios personales que requiere una sociedad avanzada. Que envejece y se rejuvenece a la vez. El final del Siglo XX e inicio del XXI concide con un cambio drástico del modelo de familia tradicional al incorporarse, por pirmiera vez en la historia, la mujer masivamente al mercado laboral, en un momento donde la familia requiere más atenciones que nunca por el necesario incremento de la natalidad y el crecimiento de la póblación mayor motivado por los grandes avances en los cuidados de la salud y la sanidad.

Y para hacer frente a ello de forma sostenible, se hace imprescindible el desarrollo de nuevas actividades empresariales que satisfagan las nuevas necesidades, el desarrollo de nuevos productos y servicios de alto valor añadido y el invremento de la productividad y competitividad empresarial de todos a niveles desconocidos hasta la actualidad, para hacer frente, además, al vertiginoso crecimiento de la población y a los nuevos retos sociales y de calidad de vida demandada por los ciudadanos en una sociedad, como la española, que en muy pocos años hemos entrado en el reducido grupo de las más desarrolladas y deseamos no solo mantener sino incluso incrementar dicha calidad de vida. Pero además somo ambiciosos en este empeño y a la vez queremos ser solidarios con otras gentes y paises que no han tenido la fortuna de los que hoy vivimos en España. 

Sigue leyendo Los Negocios de la Felicidad Personal y la Competitividad Empresarial