Entrega de Certificados y Sellos Alares ESR

A principios de abril, Fundación para la Diversidad celebró la jornada “Retos y avances en materia de diversidad cultural en las empresas e instituciones españolas”, en la que se enmarcó, por un lado, la firma de Charter de la Diversidad, y por otro la entrega de Certificados y Sellos Alares ESR, otorgados por la Fundación para la Diversidad y por la Fundación Alares.

Ambas fundaciones trabajan de la mano con un objetivo común: que todas las personas, independientemente del lugar donde vivan o situación social o económica, dispongan del acceso a unos mínimos servicios básicos de asistencia a las personas, que les permitan mantener su independencia y acceder a su desarrollo personal, laboral y social, favoreciendo así la igualdad de oportunidades y la no discriminación por ningún tipo de razón.

Por servicios básicos entendemos que son, precisamente, los que forman parte del certificado Alares ESR, que incluyen al menos la disponibilidad de servicios de ayuda a domicilio gratuita, hasta los límites que cada empresa determine.  Se trata de servicios para el cuidado de niños y niñas, personas adultas mayores y convalecientes, algo que anteriormente hacían las mujeres pero que ahora, con la incorporación de la mujer al mercado de trabajo al igual que el hombre, ha quedado sin una solución.

  • El pasado 8 de marzo se presentaron muchas cifras en relación a la brecha salarial entre hombres y mujeres y la desigualdad de oportunidades. Pero una cifra que me llamó la atención es la referente a la conciliación. El 95% de las personas que se acogen a las políticas de conciliación como, por ejemplo, a jornadas reducidas, son mujeres.
  • Es fundamental unir la conciliación con la corresponsabilidad, por lo que es necesario una gran transformación social y cultural en la que deben participar el Estado, los agentes sociales, las empresas y las familias. Todos tienen que ser capaces de crear políticas de conciliación que no vayan dirigidas únicamente a mujeres, pues esto solo sirve para perpetuar el papel femenino tradicional de cuidadora. El derecho de conciliación es un derecho de hombres y mujeres, por igual.
  • El Gobierno, por su parte, debe apoyar a estas empresas que realmente lo están haciendo bien a través de ayudas fiscales o de la contratación pública. Y a todo esto, debemos sumar una educación hacia nuestras generaciones jóvenes con valores como la igualdad, la corresponsabilidad y la conciliación.

Ya son muchas las empresas que han recibido este certificado. En esta ocasión, desde las fundaciones y con la presencia de Doña Mercedes Pescador, Patrona de la Fundación para la Diversidad y D. Ignacio Solá, Director General para la Igualdad de Trato y Diversidad, entregamos estos reconocimientos a las siguientes organizaciones que están mejorando la calidad de vida de nuestra sociedad: ALTRAN INNOVACIÓN, S.L., Bankia, Carat, S.A.U., Dentsu Aegis Network, S.L.U., Grupo Cajamar, Grupo Thales España, ManpowerGroup y RENTOKIL INITIAL ESPAÑA S.A.

Solo el 14% de los trabajadores madrileños trabajan en un entorno laboral que favorece sistemáticamente la conciliación

El pasado 13 de febrero tuve la oportunidad de presentar en nombre de Alares y junto a la Cámara de Comercio, Industria y Servicios de Madrid y la Escuela de Negocios IESE las conclusiones del estudio “Responsabilidad Familiar Corporativa de la Comunidad de Madrid”.

A continuación, me gustaría compartir con vosotros algunas de las más importantes. Cabe destacar que todos los datos son reales y han sido extraídos del propio informe. 

Las tres dimensiones de Responsabilidad Familiar Corporativa (RFC) que analiza son: las políticas formales, el apoyo del supervisor y la cultura corporativa.

En cuanto a las políticas formales, estas son insuficientes. Las medidas de flexibilidad más comunes en las empresas madrileñas son el horario laboral flexible, al que tienen acceso 6 de cada 10 empleados, el trabajo a tiempo parcial, del que pueden hacer uso el 50% de mujeres y el 54% de hombres y el teletrabajo, aunque este último todavía no está al alcance de la mayoría de personas (29% de mujeres y 38% de hombres).

Respecto a las políticas de apoyo familiar, los trabajadores madrileños echan en falta permisos de paternidad y maternidad más amplios, subsidios para el cuidado de hijos o personas dependientes y servicios de guardería en el centro de trabajo.

Además, existe una gran falta de información sobre las medidas que la organización pone a disposición de sus colaboradores.

En cuanto al apoyo de los supervisores, los trabajadores perciben un apoyo emocional alto pero instrumental bajo cuando el líder es hombre, y no se le considera un modelo a seguir en términos de conciliación. En cambio, cuando el rol de responsable lo ejerce una mujer, los colaboradores ven positivamente su liderazgo en apoyo, en modelo de conciliación y en cuanto a gestión de políticas de RFC.

En la aplicación de políticas de RFC, 4 de cada 10 hombres y 6 de cada 10 mujeres perciben que utilizar las políticas de RFC puede penalizar su desarrollo en la empresa. Además, el 40% de mujeres y el 25% de hombres creen que hacer uso de excedencias para cuidar a los hijos puede ser mal visto por sus compañeros. También apunta que el 32% de hombres y 47% de mujeres siente que la empresa les presiona para trabajar más allá de lo establecido o se espera de ellos/as que antepongan el trabajo a la familia.

El estudio también recoge que hay cuatro categorías de entornos laborales según apoyen más o menos el equilibrio entre la vida personal y familiar de los empleados: enriquecedor, favorable, desfavorable y contaminante.

El 61% de los trabajadores madrileños está insatisfecho/a con su entorno de trabajo, muy por encima del 51% que arroja esta misma encuesta a nivel mundial: el 34% define su ambiente laboral como desfavorable y el 27% afirma que trabaja en entorno contaminante, que entorpece sistemáticamente la conciliación. Solo el 14% afirma trabajar en un entorno laboral que favorece sistemáticamente la conciliación siendo, aun así, un porcentaje inferior a la media del resto de países, situada en un 18%.

En cuanto a los costes económicos, personales y sociales, el informe confirma que la ausencia de compromiso real con la conciliación conlleva menor eficiencia y mayores costes administrativos y de contratación, mientras que las empresas sensibles con este tema son percibidas como más justas y comprometidas con la igualdad de oportunidades.

Es tan importante ofrecer a los empleados medidas de conciliación, como que puedan ser aplicadas de forma efectiva gracias a una actitud receptiva por parte de los líderes empresariales y a una cultura organizativa propicia a la conciliación.

Descarga Estudio Responsabilidad Social Corporativa

Descarga Resumen Ejecutivo del Estudio Responsabilidad Familiar Corporativa

Entrevista en La Voz de los Recursos Humanos

Hola amigos,

Comparto con vosotros la entrevista que hice en Gestiona Radio, para el programa La Voz de los Recursos Humanos  de RRHH Digital, donde hablamos sobre el acto de  entrega de los Sellos y Certificados Alares » ESR » a 17 organizaciones, celebrada el pasado 14 de abril, en la sede de la CEOE.

Nota de prensa Entrega Sellos y Certificados Alares «ESR»

Entrevista Javier Benavente programa de Radio La Voz de los Recursos Humanos

Violencia de género, la nueva epidemia del siglo XXI

La violencia de género está presente en cualquier segmento social, sin tener en cuenta raza, etnia, grupo religioso o clase

A la nueva epidemia del siglo XXI se la conoce por el nombre de Violencia de Género. La padecen las mujeres y son sus parejas sentimentales quienes de forma descontrolada ejercen sobre ellas una fuerza brutal, hasta llegar a anular su personalidad.

foto-presentacion-violencia

Para muchos, la violencia de género es un problema de clases sociales, a veces cultural o religioso. Sin embargo, los organismos internacionales afirman que esta lacra está presente en cualquier segmento social, sin tener en cuenta raza, etnia, grupo religioso o clase. Es evidente que hay miles de factores externos que pueden influir directamente hasta aumentar la posibilidad de sufrir malos tratos, pero al fin y al cabo, el origen del conflicto es siempre el mismo: el machismo enfermizo e irracional que aún persiste en una parte importante de nuestra sociedad.

Sigue leyendo Violencia de género, la nueva epidemia del siglo XXI