La experiencia de compra y la RSC: importantes sea cual sea el perfil del consumidor

experiencia de compra
experiencia de compra

Con la entrada en el último cuatrimestre del año y el comienzo de una nueva etapa para muchos, analizamos un 2018 que nos está dejando datos positivos sobre la mesa. La publicación de nuestro último informe compara los dos estudios que hemos realizado durante este año, el Índice de Medición de Clientes y el Índice de Medición de Empleados y Empleadas. Este análisis responde a la pregunta de cuáles son las diferencias del comportamiento de compra entre los colaboradores de las empresas y los consumidores.

La conclusión más evidente es que, cuando un cliente tiene experiencia como empleado o empleada en una compañía y vive el día a día de ésta, es más exigente.

Las cifras que más similitudes guardan de los dos estudios son las que tienen que ver con la decisión de compra de las personas. Más del 80% de media afirma que el precio cada vez es menos importante, dando paso a la Experiencia de Compra. 8 de cada 10 consumidores de ambos estudios declaran que la Responsabilidad Social Corporativa también influye en gran medida en sus decisiones a la hora de elegir una marca u otra.

Las diferencias importantes se dan tras la Experiencia de Compra. Los empleados y empleadas son más drásticos cuando el momento de adquirir un producto ha supuesto una vivencia negativa, pues el 89% no repite con esa marca, frente al 63% de los clientes. En cambio, cuando ésta es positiva, son más los trabajadores y trabajadoras que recomiendan la firma, posiblemente, porque conocen el poder del boca a boca para las organizaciones.

Los que viven el día a día de las empresas son más exigentes

La principal conclusión a la que llegamos con este estudio es que sí hay diferencias en la toma de decisiones y en la experiencia de compra, dependiendo si tenemos en cuenta el perfil del consumidor como empleado y empleada o simplemente como cliente. Lo que más destaca es que los trabajadores y trabajadoras son más exigentes, pero también más comprensibles: sus decisiones son más drásticas, pero se preocupan por comunicar los atributos positivos de las marcas.

Además, la RSC es un punto a destacar ya que para los empleados y empleadas es un poco más importante que para los clientes, quizá porque sientan el compromiso que las compañías deben tener con la sociedad.

Analizar el mercado y las necesidades de las personas es muy importante para dar respuestas reales a sus vidas. Aportar valor en el día a día de la gente hará que tu compañía marque la diferencia y por ello, hay que estar pendiente del comportamiento de todos los perfiles. Este año, nuestros estudios han demostrado que el precio está pasando a un segundo plano, dando paso a la Experiencia de Compra y a la Responsabilidad Social Corporativa.

Como es lógico, ofrecer productos y servicios de calidad a precios competitivos siempre será un punto clave, pero la implicación de las organizaciones con la sociedad es algo cuya demanda es cada vez mayor.

Accede al informe 

La conciliación laboral debe ser un derecho de todos

 

La tranquilidad de equilibrar la vida laboral con la personal, sea cual sea nuestro género, procedencia, orientación sexual, estado civil, perfil socioeconómico, puesto laboral, etc., es un derecho que todos tenemos que disfrutar.

Según el informe del Instituto Nacional de Seguridad Social Española, durante el primer trimestre del 2018 se han registrado ya más permisos de paternidad (64.505) que de maternidad (62.832). Este dato pone de manifiesto que por fin se comienza a reconocer la necesidad de la igualdad en el reparto de las tareas cuando se es padre o madre.

Aun así, siguen siendo mayoría las mujeres que se ven obligadas a pedir permisos en el trabajo para cuidar de familiares dependientes: la Encuesta de Empleo del Tiempo, realizada por el INE, dice que ellas dedican una media de 2h al día más que los hombres en las tareas del hogar.

Aunque se ha avanzado muchísimo en materia de igualdad y estamos viviendo una época de cambios y evoluciones, el peso del hogar sigue recayendo sobre las mujeres y eso no debería ser así. Por ello, las empresas debemos asumir parte de la responsabilidad y ofrecer las facilidades necesarias, no solo en situaciones de maternidad.

Crear un diálogo con los trabajadores y trabajadoras es imprescindible

Para saber cuáles son las necesidades tanto de nuestros empleados como de nuestras empleadas, las empresas tenemos que mantener un diálogo constante. Hay que facilitar el camino hacia la escucha y ponerse a disposición del trabajador y de la trabajadora para buscar alternativas y soluciones a las diferentes situaciones que puedan estar viviendo.

Además, es muy importante que demos ejemplo de responsabilidad ofreciendo ayudas y servicios de apoyo a la conciliación a todos los miembros de la plantilla. Todos los perfiles profesionales y todas las situaciones personales deben ser tenidas en cuenta, ya que la posibilidad de compaginar la vida laboral con la personal debe estar al alcance de todos. Tanto en las pequeñas empresas como en las grandes, todas las compañías contamos con personas con problemas reales que debemos ayudar a solventar.

Los pilares de la Responsabilidad Social

 

Pilares imprescindibles en la RSC

A lo largo de mi trayectoria profesional he dedicado tiempo y esfuerzo a crear organizaciones que promueven servicios para facilitar la vida de las personas, contribuyendo a la mejora de la sociedad. Soy consciente de que las empresas  tienen un enorme impacto en la sociedad que, dependiendo de nosotros, puede ser tanto positivo como negativo. Por ello, tengo la convicción de que la Responsabilidad Social Corporativa es imprescindible en todas las compañías del mundo y debe apoyarse en estos cinco pilares:

Los cinco imprescindibles

  • La ética corporativa. Todas las decisiones de la dirección deben emanar de la moral. De ahí depende que la empresa gire hacia una buena dirección, en la que las elecciones responsables impulsen a la marca a crear una imagen comprometida con la sociedad.
  • Apoyo a los empleados. Aquellas personas que dedican su tiempo a colaborar con la empresa merecen que se les aporte beneficios más allá del salario económico. Ayudas que les motiven a hacer su trabajo con implicación y desempeño, contando con la tranquilidad de poder conciliar su vida profesional con la personal y familiar.
  • Responsabilidad en la cadena de valor. No solo es importante la manera en la que la organización en cuestión actúa. La responsabilidad debe estar presente en todos los procesos de la empresa. Cuando se busca proveedores o compañías para externalizar servicios, hay que tener muy en cuenta su implicación social, su manera de actuar, sus acciones sociales, etc. Porque al final incide en tu propia RSC.
  • Salud y bienestar. Es la principal preocupación de la sociedad y por ello, la empresa debe dar respuesta a las necesidades de las personas colaborando con políticas y acciones que promuevan un estilo de vida saludable, tanto físico como mental.
  • Medioambiente. Es otra de las grandes inquietudes sociales. La compañía, además de cumplir con las normativas que regulan el cuidado al medio en el que vivimos, debe contribuir en ello con hechos como, por ejemplo, incitar a los empleados y empleadas a que acudan a su trabajo en bicicleta o transporte público.

Si basamos nuestra Responsabilidad Social Corporativa en estos pilares y abarcamos las preocupaciones sociales, daremos respuesta a las necesidades de la sociedad. Como consecuencia, comprobaremos que nuestra empresa obtiene beneficios reales y no solo a nivel económico.

Contaremos con un equipo orgulloso de pertenecer a nuestra compañía y fidelizaremos clientes por todo lo que ofrecemos y aportamos a la comunidad.

Hoy en día la cultura emocional en las empresas es más necesaria que nunca

Varios estudios nos han demostrado que la motivación de los trabajadores y trabajadoras y el compromiso que tienen éstos con las metas de la compañía es crucial para que todo vaya por el camino correcto. El 89% de compañías piensan que los empleados y empleadas se marchan a otro puesto por un incremento de sueldo, pero la realidad es que solo el 12% de éstos admiten que reciben una mayor contribución en su nuevo trabajo. Este dato nos demuestra que es un error creer que el salario es el factor decisivo a la hora de elegir entre una empresa u otra.

Según Edenred, el 77% de personas afirman que, si se sintieran más reconocidas por sus logros, se involucrarían más en alcanzar los objetivos de la empresa. Además, el 60% de éstos afirman que lo que más les motiva son los programas de beneficios sociales e incentivos. No obstante, según un estudio de Gallup, tan solo el 13% de trabajadores y trabajadoras se sienten reconocidos por sus superiores.

Las empresas deben darse cuenta de la importancia del capital humano

Según el último informe del IESE Business School y Meta4, humanizar el trabajo es la estrategia clave para motivar a los empleados. Crear una cultura empresarial basada en lo emocional, para que a su ven implique a las personas en lograr unos objetivos que todos los colaboradores comparten, es el factor que hará que tu empresa alcance el éxito.

El mismo estudio reafirma la necesidad de implantar diferentes técnicas en las empresas para lograr que sus colaboradores se sientan felices en sus puestos laborales y como consecuencia, que cuenten con la motivación que necesitan para dar lo mejor de sí mismos. La gestión de la diversidad, la ética laboral y las ayudas a la conciliación, son ejemplos de estrategias que, como ya hemos demostrado, son poderosamente efectivas para lograr incrementar la productividad de nuestra empresa y el sentido de pertenencia de sus integrantes.

Todos estos datos nos muestran la importancia que la cultura emocional tiene en nuestra empresa. Basándonos en valores y dando importancia a la vida de las personas, conseguiremos aportar un valor real a sus vidas. De esta manera, conseguiremos dar motivos suficientes para que nuestros colaboradores se movilicen hacia los objetivos que tiene la organización.

 

Verano optimista en cuanto a conciliación

La época de verano es, posiblemente, el momento más difícil para las familias con hijos a la hora de conciliar. Cuando los empleados y empleadas no cuentan con facilidades por parte de la empresa, se ven obligados a apañarse con soluciones como dejar a los pequeños con sus abuelos, o quedarse sin vacaciones familiares para cuadrar los horarios. Todos nos hemos visto alguna vez en esa situación, y conocemos lo complicado que es.

La lucha por la conciliación poco a poco está dando sus frutos, y hay datos que lo demuestran. El análisis de 94 compañías Top Employers en España esclarece el aumento de medidas que facilitan la conciliación durante las vacaciones escolares. El 63% de las organizaciones aportan facilidades para el cuidado de los hijos e hijas, el 53% ofrece permisos especiales para padres y madres, y el 44% adapta el horario de trabajo al calendario académico.

El horario flexible y el teletrabajo también son medidas que destacan, con un 75% y un 48% de empresas que lo implantan respectivamente.

Además, se ha demostrado que la conciliación está remontando los datos previos a la crisis tanto en el ámbito social como en el empresarial. La comunidad es cada vez más consciente de la importancia de la igualdad y la diversidad en el trabajo, y las marcas estamos cada vez más comprometidas con dar respuestas a las necesidades de nuestros colaboradores.

Estos datos nos muestran que hay una clara tendencia a caminar hacia la conciliación, ya sea por la lucha constante de los diferentes agentes por lograr una sociedad más justa, que ya se vio reflejada en la última gala de los premios Alares, como por la necesidad de las empresas de mantener empleados y empleadas motivados y de retener su talento.

La dificultad para conciliar en verano: entre las principales razones de absentismo en España

Hace poco tiempo saltaron las alarmas por el record de absentismo que ha alcanzado España, llegando al 5’1% de horas no trabajadas de manera injustificada. A pesar de que está demostrado que las medidas de conciliación fortalecen el compromiso de los trabajadores y trabajadoras, mejora el clima laboral y aumenta la productividad de la plantilla, todavía son muchas las empresas que no lo tienen en cuenta.

A mi parecer, la época de verano es una oportunidad perfecta para probar los beneficios que aportan las medidas de conciliación a las empresas. En todos los periodos vacacionales, se refuerza la necesidad de las familias de encajar sus horarios, y por ello los directivos somos responsables de dar respuesta a las necesidades de éstas.