Nuevas incorporaciones a los Patronatos de Fundación para la Diversidad y Fundación Alares

Hoy me gustaría compartir con vosotros dos grandes noticias: por un lado, Mercedes Pescador, Paco Vañó y Xavier López se han incorporado al Patronato de Fundación para la Diversidad. Por otro, a partir de ahora contaremos con Susana Torres, Irene Villa y Cipri Quintas como patronos de Fundación Alares.

Los seis perfiles son de reconocido prestigio, y estoy convencido de que aportarán su talento y conocimientos desde la experiencia que tienen en sus diferentes ámbitos profesionales.

Como Vicepresidente Ejecutivo de Fundación para la Diversidad y Presidente de Fundación Alares, quiero agradecer su participación en ambos patronatos; aportarán su tiempo y dedicación de una forma desinteresada y gratuita, enriqueciendo así todas las acciones y proyectos que cada Fundación lleve a cabo. Sin ninguna duda, es un honor contar con su dedicación y compromiso.

A continuación, voy a detallar algunos de los aspectos más relevantes de cada uno de ellos:

Mercedes Pescador lo tiene claro: “No podía decir que no a la propuesta de formar parte de un equipo tan innovador y generoso. Existe conexión personal”. Considera que la diversidad debe fomentarse en todos los ámbitos y ser gestionada adecuadamente. Su compromiso con el Patronato se basa en lo personal: “Para ser más yo, mejor persona y más auténtica, he de entenderme, aceptarme y quererme a mí misma. Solo si yo me entiendo y me amo soy capaz de entender y amar al otro o a la otra. Esto funciona también en el ámbito colectivo y empresarial: Una empresa es un conjunto de personas”.

Gran parte de su tiempo lo dedica a acciones solidarias, que impulsan el talento y el valor del ser humano. Colabora en ASEME, pertenece a la red #mujeresInfluyentes y es impulsora de OCARE.

Paco Vañó se siente un afortunado dentro de su discapacidad, y considera que debe devolver algo de lo recibido. Para él, la diversidad es mirar la realidad desde distintos puntos de vista. Es una persona muy positiva que, gracias a su tesón, ha cumplido muchos sueños y metas. No obstante, en su opinión: “Las personas con discapacidad todavía necesitamos una acción positiva de parte del estado y de la sociedad hasta situarnos en la misma línea de salida que el resto de la ciudadanía, pues tenemos mucho que aportar”.

Además de ser patrono de Fundación para la Diversidad, lo es de la Fundación Aequitas, de la Fundación Bequal y de la Fundación Funprodami.

Xavier López ha desarrollado prácticamente toda su trayectoria profesional en el cooperativismo y la economía social en Cataluña, siendo el último proyecto al que se ha incorporado la Fundació Oncolliga, que tiene como propósito mejorar la calidad de vida de las personas con cáncer y sus familiares. Cree en la RSE como parte de la estrategia empresarial, siendo trasversal a todas las áreas, incluyendo, por supuesto, la gestión de la diversidad entendida como riqueza que aporta valor a la compañía.

Susana Torres destaca por su amplia y ejemplar carrera académica y profesional. Es doctora en Filología por la Universidad Complutense de Madrid con mención honorífica ‘Doctor Europeus’ por la Universidad de Cambridge. Ha basado su profesión en los estudios medievales y eslavos, especializándose en literatura y cultura rusas desde la Edad Media hasta la actualidad, así como en los medios y contexto de transmisión del conocimiento. Actualmente es profesora de Humanidades en la Universidad IE y Directora Académica de Humanidades en la IE University e IE Business School. También es investigadora de la Cátedra La Caixa/IE of Management.

Irene Villa es licenciada en Comunicación Audiovisual, Humanidades y Psicología. Desde que su vida dio un inesperado vuelco, supo que quería ayudar a quienes, como ella, tuvieran que superar cualquier barrera. En 2014 creó la Fundación Irene Villa para la promoción de valores y proyectos de inclusión laboral y deportiva de personas con discapacidad. En la actualidad, trabaja como escritora, conferenciante, transmisora de valores a jóvenes, periodista de opinión en prensa, radio y televisión. Colabora con numerosas organizaciones que defienden la libertad, la paz y los derechos de los más desfavorecidos. Ha escrito siete libros y ha recibido diversos galardones, siendo una de las 25 mujeres más influyentes en España en 2019.

Cipri Quintas lleva más de treinta años al frente de numerosos negocios de éxito en los campos de hostelería y marketing digital. Dentro de su larga trayectoria profesional, su gran aportación ha sido el haber creado una filosofía diferenciadora a la hora de relacionarse con los demás y generar negocios desde un plano más humano y emocional: el “networking con corazón”. Este es un método que propone crear vínculos con las personas más allá de los meramente comerciales, aunque luego esto acabe revirtiendo en beneficios profesionales. En la actualidad es socio y consejero del grupo hostelero Silk, socio fundador de una compañía de marketing digital, Valor de Ley, así como asesor de varias empresas y business angel. Promueve la iniciativa solidaria #AyudarEsDivertido, que recauda fondos para diversas ONGs y fundaciones.

Definitivamente son perfiles comprometidos con la igualdad y la no discriminación, que abonan a la causa de la diversidad e inclusión, y aportan decididamente a las reflexiones y al trabajo que día a día se desarrolla desde las Fundaciones.

¡BIENVENIDOS!

Jornada anual sobre los derechos de las personas mayores en el siglo XXI

A finales del pasado mes de junio tuve el placer de asistir a la Jornada ‘Derechos de las personas mayores del siglo XXI‘, organizada por el Consejo Español para la Defensa de la Discapacidad y la Dependencia (CEDDD). El objetivo de la misma fue crear un espacio de diálogo en torno a tres temáticas muy interesantes, con el fin de dar voz a las personas mayores, el cual, bajo mi punto de vista, se cumplió con gran éxito.

En esta ocasión moderé la primera mesa denominada “El envejecimiento en la Discapacidad Intelectual”, donde se trataron aspectos muy relevantes en la actualidad.

El primero en tomar la palabra fue el gerente de la Confederación Española de Organizaciones de Mayores (CEOMA), Javier García, destacando que “envejecer es un proceso discapacitante que, en las personas con deficiencia intelectual, se acelera considerablemente y aunque hoy alcancen los 60 años, son pocos los que llegan a los 70 y muy escasos los que pasan de los 80″. También apuntó que “para estas personas, el acompañamiento de las familias es crucial, pero la Administración, las Asociaciones y la sociedad también deben hacerlo movilizando sus recursos”.

Elvira Conde, directora gerente de la Orden Hospitalaria San Juan de Dios (Fundación Tutelar), hizo hincapié en que «estas personas tienen múltiples patologías asociadas y envejecen muy deprisa”.

El presidente de la Plataforma Educación Inclusiva Sí, Especial También, José María Escudero, padre de un hijo autista de diez años, habló sobre la angustia de los padres pensando qué sucederá con sus hijos cuando ellos falten. En palabras suyas: “es agotador para toda la familia. Todos sus miembros envejecen más rápido, pero la familia es fundamental cuando uno de sus miembros es discapacitado intelectual”. Denunció que “no se trabaja en la prevención y las ayudas a estas personas terminan cuando cumplen los 18 años, precisamente cuando empiezan a ser cada vez más necesarias”.

Por último, Cinta Pascual, presidenta del Círculo Empresarial de Atención a las Personas (CEAPs), explicó que es imprescindible invertir el 2% del PIB en la discapacitación, que es la media europea, muy lejos de nuestro actual 0,5%. El problema es la invisibilidad que en España tiene el sector social y de mayores. Entre las medidas que podemos adoptar destacó la flexibilidad y la implantación de la tecnología en los servicios sociales.

La segunda mesa fue la de “Pensiones y Sostenibilidad del Sistema”, moderada por Mariqueta Vázquez, presidenta de la Asociación de Mujeres por un Envejecimiento Favorable.

El coloquio lo inició María Ángeles Poveda, portavoz de la Coordinadora de Madrid por la Defensa del Sistema Público de Pensiones, que aseguró que, a pesar de la crisis de la Seguridad Social y las declaraciones alarmistas del Tribunal de Cuentas, el Sistema Público de Pensiones es fuerte y sostenible. Afirmaba que, bajo su criterio, el Pacto de Toledo no ha traído ningún beneficio a los pensionistas.

A continuación, intervino la diputada del PSOE Elvira Ramón, asegurando que «las reformas que necesita el sistema no puede hacerlas un gobierno, tienen que hacerse desde el consenso aportando ingresos vía Presupuestos Generales del Estado y por vía impositiva, retomando en consenso del 2011, eliminando gastos de la Seguridad Social y, sobre todo, teniendo en cuenta que las reformas no pueden desnaturalizar el sistema».

Para el representante del PP, José Ignacio Echániz, “nuestro sistema de la Seguridad Social es muy generoso. De hecho, aquí uno se jubila con el 72% del sueldo, mientras que en los países de nuestro entorno se hace con el 50%”. Bajo su opinión, el gran reto que debemos afrontar es el desequilibrio del sistema que hay que apuntalar retomando el consenso del Pacto de Toledo.

El economista de VidaCaixaFernando Miguel Enríquez, insistió en que es imprescindible ir a un nuevo sistema de pensiones, en el que la aportación pública se complemente con un ahorro dentro de la empresa cofinanciado por la propia empresa y el trabajador, lo que requiere un pacto de estado entre partidos, sindicatos y patronal. “Este sistema debe tener una aplicación paulatina y generaría una gran masa de ahorro a medio y largo plazo”, confirma el economista.

Cerró la mesa la secretaria general de UDP Madrid, Cristina Rodríguez Porrero, que explicó su visión de lo que necesitan las pensiones repasando cada una de las letras de esta palabra. «La P es la del Pacto de Estado. La E es la del Estado. La N es de no, las pensiones no deben estar sujetas a fluctuaciones políticas o económicas. La S es sostenibilidad. La I es la letra del IPC. La O es la de las organizaciones de mayores, como agentes activos en la búsqueda de soluciones. La segunda N es de negocio, porque invertir en pensiones es un buen negocio. La segunda E la de la excelencia del Manifiesto de defensa de las pensiones públicas y dignas. Y la segunda S se refiere a la suficiencia que deben tener las pensiones por justicia y por dignidad».

La última mesa denominada “Testamento Vital” fue moderada por José Luis Baquero, director del Foro Español de Pacientes (FEP).

La primera en intervenir fue la presidenta de la Asociación Madrileña de Cuidados Paliativos (AMCP), Coro Pérez, que explicó cómo los cuidados paliativos afirman la vida. Y aclaró que, para la administración de estos cuidados, es de gran ayuda el Testamento Vital en que el enfermo indique como quiere ser tratado en estos casos.

La siguiente intervención fue la de Carolina García, magistrada y directora de la Agencia Madrileña de Tutela al Adulto (AMTA): «hay muchos adultos tutelados que no tienen familia pero que otros sí la tienen y dejan al adulto incapacitado al cuidado de la Administración … y cuando muere le heredan«.

Carmen Ortiz, médico y portavoz de la Asociación Derecho a Morir Dignamente (DMD), recordó que la Ley de Autonomía del Paciente que entró en vigor en 2002 «reconoce el derecho a la información sobre su estado”. También obliga a recabar el consentimiento del paciente para la aplicación de cualquier tratamiento, condena la obstinación terapéutica por mantener la vida indefinidamente y reconoce el derecho a hacer Testamento Vital.

Cerró la mesa el notario y registrador jubilado Antonio Fernández-Golfín que recordó que «debemos hacer un testamento para organizar nuestra vida patrimonial y también hacer un Testamento Vital para que se respete la autonomía del paciente y se respete su personalidad. Ambos testamentos deberán hacerse en estado de plena lucidez. Se trata de medidas muy sencillas que, sin embargo, cuando llegue el momento, van a facilitar enormemente la vida«.

Muchas gracias al CEDDD por la confianza depositada en mí para asistir a estas Jornadas. Y muchas gracias a todos aquellos que defendéis el futuro digno de nuestros mayores.

Gala de Entrega de los Premios Nacionales Alares 2019

Un año más me emociono al recordar la Gala de Entrega de los Premios Nacionales Alares, que tuvo lugar el pasado lunes 24 de junio. En esta ocasión, celebramos la decimotercera edición de los Premios Nacionales a la Conciliación de la Vida Personal, Familiar y laboral y a la Responsabilidad Social, así como la octava edición de los Premios Nacionales a la Excelencia en la Inclusión Laboral y la Prevención de Riesgos Laborales de las Personas con Discapacidad.

Si algo tengo claro es que estamos cambiando el mundo. Y en la Gala tuvimos muchos ejemplos de personas y empresas que lo están haciendo con una enorme cantidad de buenas prácticas.

En primer lugar Cipri Quintas, experto en networking y en las relaciones interpersonales. Es una gran persona que considera que DAR es la mayor inversión del mundo y no hay nada más rentable que invertir en el corazón de los demás.

También contamos con alguien muy especial que está actuando desde la sociedad civil, intentando cambiar las cosas a través de su ONG Mensajeros de la Paz. Hablo del Padre Ángel, quien está convencido de que podemos hacer un mundo mejor entre todos.

Como representantes de empresas, tuvimos la suerte de escuchar a dos grandes expertos como son Jordi Sevilla, presidente de Red Eléctrica de España (REE) y José Juan Pérez-Tabernero, director de Relaciones Institucionales, Comunicación y Banca Responsable de Santander España.

Ambos recalcaron la importancia de aunar esfuerzos dentro de las organizaciones para mejorar la sociedad. Están convencidos de que debemos seguir trabajando para conseguir un entorno más sostenible, responsable, justo e igualitario.

Las 4 intervenciones dejaron claro que las personas VAMOS a hacer posible un mundo mejor.

Juan Manuel Montilla, más conocido como “El Langui”, es un gran profesional que se encargó de conducir el acto de forma magistral y totalmente altruista. Desde muy pequeño ha conseguido ser libre e independiente, vivir de su propio trabajo y ser excelente en lo que hace. Su faceta más solidaria la ha demostrado fundando la Asociación Socio-Cultural “A mí no me digas que no se puede”, un proyecto precioso mediante el cual integra a jóvenes de barrios de Madrid, que provienen de familias sin recursos, potenciando su talento a través del deporte.

Como presidente de Fundación Alares, quiero agradecer a Sus Majestades los Reyes de España su Presidencia de Honor de los Premios. También al Gobierno de España y en su representación a Dña. María Luisa Carcedo Roces, Ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social y Dña. Ana Isabel Lima Fernández, Secretaria de Estado de Servicios Sociales.

A todos los profesionales, empresas e instituciones que han confiado en Fundación Alares enviando sus candidaturas como ejemplo de buenas prácticas, elevando el nivel año tras año.

A nuestro patrocinador principal, ActionCare y a los patrocinadores Carat y Thyssenkrupp ya que, sin su contribución, hubiera sido muy difícil llevar a cabo el acto.

Además, a todos los patronos de ambas Fundaciones y al Comité técnico evaluador.

Sigamos trabajando para lograr un mundo mejor. El poder está en manos de la sociedad, y los ejecutivos que no lo tengan interiorizado y las entidades que no contribuyan a ello, simplemente desaparecerán.

Muchas gracias a todos los que lo hacéis posible, sois el futuro.

Esperamos veros en la próxima edición.

Nota de prensa de los Premios

Galería de imágenes

Todo sobre nuestro hashtag: #PremiosAlares2019

10 años de la Fundación para la Diversidad

Como Presidente de Honor de la Fundación para la Diversidad, me gustaría reconocer el gran esfuerzo diario de cada uno de sus miembros por seguir progresando en materia de diversidad y por conseguir, poco a poco, que convivamos en un entorno de respeto y no discriminación.

Este año es su décimo aniversario. Es la entidad pionera en gestión de la diversidad e inclusión en España. Comenzó su andadura en 2009, cuando en nuestro país se trabajaban casi exclusivamente las dimensiones de género o discapacidad, y no desde un enfoque transversal que tuviera también en cuenta la edad, orientación sexual, origen, religión, etc.

Desde sus inicios, su principal objetivo ha sido promover la no discriminación y, por ende, la inclusión de personas con culturas y perfiles diversos. En estos 10 años ha querido transmitir que la gestión de la diversidad es necesaria, ya que aporta riqueza en innovación, competitividad y eficiencia.

Ya en su primer año de actividad contó con un gran apoyo: 202 empresas se sumaron a la iniciativa del Charter de la Diversidad, carta de compromiso de carácter voluntario que defiende los principios de igualdad, respeto, inclusión y no discriminación. Esta iniciativa se lanzó por el Instituto Europeo de Gestión de la Diversidad y la Fundación Alares, con el apoyo del Ministerio de Igualdad de Oportunidades de España.

Actualmente hay un total de 936 firmantes que perseveran por conseguir entornos laborales más justos e igualitarios, donde la diversidad forma una pieza fundamental.

Estas más de 900 empresas representan a 550.000 trabajadores. La mayoría son pequeñas y medianas, que tienen interiorizada la cultura de diversidad con independencia del tamaño de su organización. Por tanto, una vez que lo firman, se lo comunican a todo el entorno de la empresa con el objetivo de compartir los mismos principios, potenciar la calidad de vida y mejorar el trabajo de las personas.

Si hacemos la estimación por comunidades, las que cuentan con más empresas firmantes son la Comunidad de Madrid y Cataluña, donde más actividad tiene la Fundación. Sin duda uno de los retos a futuro de la Fundación es implantar el Charter de la Diversidad en todos los rincones del territorio nacional.

1 de cada 3 empresas firmantes del Charter conocen a la Fundación a través de otras empresas e instituciones, dato que es muy relevante debido a que muestra que la entidad cumple un papel satisfactorio y de orgullo para muchas de las organizaciones.

En una encuesta que lanzamos en 2018, algunas empresas firmantes del Charter valoraron las actividades de la Fundación, y el análisis desveló que el 76 % consideraba que los estudios que publica son de gran utilidad. Un 65 % afirmaba que las jornadas y actos de la Fundación fueron muy útiles.

Por otro lado, el 60 % declaraba que ser firmante del Charter les ayuda a sensibilizar a sus empleados, clientes y proveedores en materia de igualdad en el empleo y un 53 % que contribuye a mejorar sus conocimientos en gestión de la diversidad.

En el año 2016, de las empresas firmantes encuestadas, tan solo el 10 % afirmaban haber implementado un Plan de inclusión laboral. En 2018 hemos visto una tendencia al alza, ya que la cifra asciende a 27 %. Otro dato impactante es que, en el 2016, el 20 % afirmaba hacer uso de la práctica del currículo ciego, mientras que en 2018 ya un 31 % lo llevaba a cabo. Por último, señalar que de las empresas encuestadas el año pasado, un 80% ha impartido algún tipo de formación específica en la materia a sus plantillas o a parte de éstas, actividad que es esencial para que toda la organización reme en la misma dirección.

Además, cabe destacar que en el año 2018 se incrementó el porcentaje de mujeres contratadas en las plantillas de las empresas ocupando un 40 %, un 70 % incluye la gestión de la diversidad en la misión de su empresa, el 60 % de las empresas realizan actividades que favorecen a colectivos en riesgo de exclusión y el control sobre la posible comisión de actos discriminatorios se realiza en un 80 % por medio de canales de comunicación a los empleados y comités de igualdad, entre otras medidas que ya se están implantando.

En general, las grandes empresas tienen un 18 % de personas extranjeras contratadas, un 0,05 % de personas con discapacidad y el 39 % son mujeres frente al 61 % de hombres.

Por otro lado, en las pymes hay un promedio del 3 % de personas extranjeras, un 4 % de personas con discapacidad y un 51 % de mujeres, frente al 49 % de hombres.

Fundación para la Diversidad también forma parte de la Plataforma Europea de los Charteres, creada en el año 2010, donde intercambia experiencias y buenas prácticas con otros países de la Unión Europea y asiste a reuniones, seminarios, y congresos sobre diversidad. A día de hoy son 24 países los que han implantado el Charter, faltando solamente Chipre, Malta y el Reino Unido en sumarse a esta iniciativa europea.

Los Charteres más grandes son los de Francia, con 3800 empresas, Alemania, con 3010 empresas y España, con 930 empresas. Conocer este dato anima a la Fundación a seguir haciendo las cosas correctamente, ya que el número de organizaciones adscritas en relación con otros países es bastante positivo.

El patronato está formado por: María Eugenia Girón Dávila, Presidente desde 2015, Javier Benavente Barrón, Presidente de Honor y Vicepresidente, y los Patronos Mar Aguilera, Enrique Arce, Jorge Cagigas Villalba, Xavier López, Mercedes Pescador, Maravillas Rojo, Enrique Sarasola, Francisco Vañó y Eduardo Vizcaíno y de Sas.

Entrega de Certificados y Sellos Alares ESR

A principios de abril, Fundación para la Diversidad celebró la jornada “Retos y avances en materia de diversidad cultural en las empresas e instituciones españolas”, en la que se enmarcó, por un lado, la firma de Charter de la Diversidad, y por otro la entrega de Certificados y Sellos Alares ESR, otorgados por la Fundación para la Diversidad y por la Fundación Alares.

Ambas fundaciones trabajan de la mano con un objetivo común: que todas las personas, independientemente del lugar donde vivan o situación social o económica, dispongan del acceso a unos mínimos servicios básicos de asistencia a las personas, que les permitan mantener su independencia y acceder a su desarrollo personal, laboral y social, favoreciendo así la igualdad de oportunidades y la no discriminación por ningún tipo de razón.

Por servicios básicos entendemos que son, precisamente, los que forman parte del certificado Alares ESR, que incluyen al menos la disponibilidad de servicios de ayuda a domicilio gratuita, hasta los límites que cada empresa determine.  Se trata de servicios para el cuidado de niños y niñas, personas adultas mayores y convalecientes, algo que anteriormente hacían las mujeres pero que ahora, con la incorporación de la mujer al mercado de trabajo al igual que el hombre, ha quedado sin una solución.

  • El pasado 8 de marzo se presentaron muchas cifras en relación a la brecha salarial entre hombres y mujeres y la desigualdad de oportunidades. Pero una cifra que me llamó la atención es la referente a la conciliación. El 95% de las personas que se acogen a las políticas de conciliación como, por ejemplo, a jornadas reducidas, son mujeres.
  • Es fundamental unir la conciliación con la corresponsabilidad, por lo que es necesario una gran transformación social y cultural en la que deben participar el Estado, los agentes sociales, las empresas y las familias. Todos tienen que ser capaces de crear políticas de conciliación que no vayan dirigidas únicamente a mujeres, pues esto solo sirve para perpetuar el papel femenino tradicional de cuidadora. El derecho de conciliación es un derecho de hombres y mujeres, por igual.
  • El Gobierno, por su parte, debe apoyar a estas empresas que realmente lo están haciendo bien a través de ayudas fiscales o de la contratación pública. Y a todo esto, debemos sumar una educación hacia nuestras generaciones jóvenes con valores como la igualdad, la corresponsabilidad y la conciliación.

Ya son muchas las empresas que han recibido este certificado. En esta ocasión, desde las fundaciones y con la presencia de Doña Mercedes Pescador, Patrona de la Fundación para la Diversidad y D. Ignacio Solá, Director General para la Igualdad de Trato y Diversidad, entregamos estos reconocimientos a las siguientes organizaciones que están mejorando la calidad de vida de nuestra sociedad: ALTRAN INNOVACIÓN, S.L., Bankia, Carat, S.A.U., Dentsu Aegis Network, S.L.U., Grupo Cajamar, Grupo Thales España, ManpowerGroup y RENTOKIL INITIAL ESPAÑA S.A.